Busca favorecer la reintegración del menor a una familia, ya sea reintegrarlo con su familia o a una familia de apoyo o en adopción. ARCHIVO
Los pequeños que van de los 0 a los 8 años de edad se encuentran al cuidado del Estado

Al menos 50 niños y niñas de 0 a 8 años se encuentran en el Casa Cuna del DIF en espera de hallar una madre o de reencontrarse con la suya.

Estos pequeños que ahora se encuentran al cuidado del Estado, celebrarán este 10 de mayo con abrazos y felicitaciones a sus cuidadoras, pues desde hace más de un año las visitas semanales de sus padres fueron suspendidas debido a la pandemia.

Sin embargo, se suplieron por videollamadas o llamadas telefónicas, para evitar que ingresaran al albergue y así proteger a los menores, así como al personal, de un contagio de coronavirus.

Aunque la mayoría de los pequeños se encuentran en medio de un juicio legal para determinar si sus padres volverán por ellos y formarán el hogar que un día integraron, otros continúan en espera de convertir a una mujer en madre que los cuide y proteja, a quien puedan abrazar, besar y llamar mamá.

Durante su estancia en este albergue, las niñeras de los pequeños suplen los cuidados de sus madres, apoyándolos en las tareas de la escuela, alimentándolos, cambiándolos, bañándolos y sin que ésto sea una obligación: dando el cariño que por ahora no tienen.

Algunos de ellos con la esperanza de reencontrarse con sus madres biológicas y otros deseando que una familia pueda adoptarlos y así celebrar a sus madres algún día.

PROCESO

Cabe destacar que todos los pequeños que fueron canalizados a algún albergue tras determinar la vulneración de sus derechos, también enfrentan, junto con sus padres, un proceso legal para definir su situación legal, y la restitución de sus derechos.

Tras un periodo, las autoridades determinan si el niño o niña puede regresar con sus padres, una familia de apoyo o ser adoptado por una familia.