Archivo
Ante cambios en política social, se corre el riesgo que no haya herramientas para presionar que estancias cumplan con reglas en materia de seguridad

Para este año, el Gobierno federal cortó 68 por ciento los apoyos para estancias infantiles afiliadas a lo que era Sedesol, al pasar de 89 a sólo 28.8 millones de pesos (mdp); además, encargados de la entrega de estos apoyos identificaron que con la nueva política se compromete la seguridad en esos espacios.

Este recorte se da luego de que el viernes pasado, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció un cambio en la política de este tipo de apoyos, en la cual ahora se entregarán mil 600 pesos bimestralmente por cada niño directamente a las familias, quienes podrán decidir si se paga una guardería o se le entrega a un familiar que cuide de los menores.   

Bernardo Flores, representante en Coahuila de la recién creada Secretaría del Bienestar, sostuvo que aún no han recibido instrucciones.

Anteriormente, explicó Flores, los padres de familia acudían a la estancia que prefirieran, donde llenaban una cédula de información socioeconómica. El niño tenía que asistir 15 días al mes, como mínimo cinco horas y en base a eso a la oficina de Sedesol se le entregaba un listado y así se pagaba al lugar por los niños que cumplieran con estos requisitos, no era a todos los que estuvieran en las estancias.

Las guarderías recibían 950 pesos mensuales por cada niño registrado y si tenía alguna discapacidad eran mil 800. Para este rubro se aprobaron 62.7 millones de presupuesto federal con la etiqueta de “Programa de estancias infantiles para apoyar a madres trabajadoras”, sin embargo, posteriormente hubo un ajuste que ubicó este apoyo en los 89 millones de pesos. Este año su presupuesto fue de 28.8 mdp.

SE COMPROMETE SEGURIDAD

Flores comentó que adicional al subsidio que se entregaba mensualmente, la desaparecida Sedesol le reembolsaba a las guarderías el pago de pólizas de responsabilidad, rubro por el cual se invirtió un millón 347 mil pesos el año pasado. La dependencia también ayudaba a quienes quisieran instalar una guardería con “impulsos” de hasta 70 mil pesos, en este caso invirtieron un millón 900 mil pesos.

Archivo

Las guarderías tenían que, además de aprobar una cédula de inspección, contar con el permiso de uso de suelo, licencia de funcionamiento, un plan interno de Protección Civil, una póliza de responsabilidad civil, un reglamento interno, comprobar la legalidad de la propiedad, aprobar la certificación de competencia 0435.

Con el cambio de política, la Federación quedaría sin esta herramienta para vigilar que se cumpla con la seguridad.

Advierten de peligros

El representante de la Secretaría de Bienestar en Coahuila advirtió que se perderían herramientas para presionar en materia de seguridad para las estancias:

- La Secretaría impulsaba con apoyos la apertura de estancias

- Al afiliarse debían contar con cédula de inspección, así como permisos de Protección Civil y una poliza de responsabilidad civil, entre otros

- Al entregarse los apoyos directamente a las familias, y ya no a las estancias, se perderá esta revisión