Primero que nada es importante saber ¿Qué es la Pirotecnia? 

Esto es la técnica de fabricación y utilización de materiales explosivos o fuegos artificiales. Las reacciones pirotécnicas pueden generar llamas, chispas y humos. Desde sus orígenes la pirotecnia se divide en dos: La militar y la civil. Esta ultima se utiliza en distintos festejos durante el año.

A muchas personas les causa gracia o alegría los destellos luminosos que provocan los distintos artefactos de la pirotecnia. Me resulta muy difícil de entender como un niño o un adulto puede disfrutar viendo a una mascota aterrada por los ruidos ensordecedores.

Debemos enseñarles a los mas pequeños el significado de la responsabilidad que implica compartir la vida con una mascota que es “su amigo”. Todos debemos comprender que esos ruidos tan fuertes les causan mucho daño y sufrimiento a los animales.

Los perros y los gatos reaccionan de alguna forma al estimulo  tan potente que les produce una explosión. Es muy raro que permanezcan indiferentes, habitualmente reaccionan con temor ante una tormenta y las luces de los rayos.

Pero con la pirotecnia el daño puede ser mayor. Por tal motivo debemos tratar de evitar que sufran lo menos posible durante los días de fiestas.

Para este miedo, no existe una predisposición determinada por raza, edad o sexo de la mascota, simplemente es una respuesta de temor intensa al ruido. El animal trata de huir o esconderse, pide protección de su dueño, tiembla, pone la cola entre las patas, se agita, a veces gruñe o ladra desde lejos y los ojos parecen agrandarse.

Nosotros debemos permitir que se escondan en el lugar que ellos elijan como mas seguro. Darles permiso, al menos en esos días.  En lo posible dejarlos en una habitación, con música o la televisión prendida, esto para atenuar los ruidos y hacerles compañía tranquilizándolos.

Nosotros somos quien podemos evitar que escapen si algún invitado abre la puerta o si asistes a otra casa con tu mascota, es conveniente traerlo con correa para que se sienta protegido y no escape desesperado.

Es común que se extravíen ya que corren por la necesidad de escapar y no paran hasta que están bastante lejos para no percibir las detonaciones.

En cuanto a la percepción de sonidos distantes, los perros pueden detectar un sonido débil a una distancia entre cuatro y cinco veces mayor que un ser humano. 

Ahora que sabemos el sufrimiento por los altos niveles sonoros de esta época del año, los usos y costumbres a veces nos hacen olvidar nuestra seguridad. El único modo de evitar terribles consecuencias es tener precauciones, cuidar y proteger a nuestras mascotas.

Ella es Tammy fue rescatada hace algunos meses, está lista para ser adoptada y encontrar un buen hogar para compartir su amor.

¡Ofrécele una oportunidad!

 Ya  que SALVAR una vida te aseguro que va cambiar la tuya!

¡Adopta no compres!