Especial
Cuatro meses después de recibir un reconocimiento estatal por sus méritos fue plagiada con su familia

La Fiscalía estatal de Guanajuato informó que una oficial de la Policía Municipal de Irapuato fue descuartizada y su cuerpo encontrado el pasado miércoles en un camino de terracería.

Sonia Arellano Fonseca, agente de la Policía Municipal de Irapuato, había sido privada de su libertad junto con su esposo e hijo el martes pasado. 

Los familiares de Arellano fueron liberados un día después del secuestro, informó la Fiscalía estatal.

El hallazgo de los restos de la policía se dieron en un camino de terracería, a raíz de una denuncia ciudadana al 911, que indicaba que una bolsa negra con una cartulina yacía debajo de un árbol, informó el semanario Proceso. Reportes iniciales indican que la cartulina contenía un mensaje atribuido a un grupo criminal.

El fiscal regional Carlos Zamarripa, inicialmente declaró que Arellano y su hijo habían sido liberados, y afirmó que la privación de su libertad se debía a su labor policial.

El portal Noticias Vespertinas reportó que en agosto de este año, Sonia Arellano Fonseca fue condecorada por sus años de servicio en un evento realizado en la Presidencia Municipal, y recibió el reconocimiento al Mérito Policial 2019.

Horas después del hallazgo del cuerpo, sujetos armados atacaron la Dirección de Seguridad Pública en el municipio de Villagrán, Guanajuato, asesinando a tres policías y privando de la libertad a cuatro agentes preventivos, así como a un juez calificador.

Especial

El director de seguridad en Villagrán, Mauricio García Osorio, detalló que el ataque se dio cuando realizaban el cambio de turno de los elementos. Mencionó que ya se reforzó la seguridad en el municipio y se pidió apoyo a la policía estatal y el Ejército.

Ella fue asesinada y su cuerpo descuartizado
"La Comandante", como la conocían, sobresalió por su carácter e inteligencia para encabezar diversos operativos, algunos de los cuales llevó a la captura de delincuentes dedicados al narcotráfico y huachicol.

"Era entrona, no le tenía miedo a nada, siempre fue inteligente y actuaba mejor que cualquier policía hombre", señaló un comandante que la vio desarrollarse y que prefirió no revelar su nombre.