Foto: Especial
El País se insertó oficialmente en los esfuerzos mundiales para pasar de las energías fósiles a las renovables

CDMX.- Desde hace más de una década, México se insertó de manera oficial en los esfuerzos mundiales para realizar un cambio paulatino de las energías fósiles a las energías renovables.

Al ser un país con abundante radiación solar en prácticamente todo su territorio, se tiene un potencial inmenso de desarrollo. Hasta ahora, el esquema propuesto ha sido benéfico y ha trascendido el cambio democrático de administraciones gubernamentales.

Sin embargo, con la llegada del nuevo gobierno federal, surgieron algunas dudas sobre la postura gubernamental en torno a este tema, lo cual consultamos con algunos expertos del sector.

En entrevista, José Julián Montero Landgrave, maestro en derecho energético y estudioso de las energías alternativas, comentó que en nuestro país “sí hay un desarrollo importante en materia de generación de energía solar fotovoltaica y termosolar”.

Resaltó que México está en los primeros lugares de este sector en el continente americano. “Por ejemplo, en el norte del país y en el Bajío existen numerosos proyectos de desarrollo de energía solar con capitales nacionales y extranjeros.

“Para ello, se cuenta con normas y reglas bien establecidas. Como país, tenemos las herramientas jurídicas y administrativas para seguir avanzando en este terreno. Así que, si se sigue trabajando con seriedad, México puede llegar a ser de los líderes mundiales en la materia”, aseguró el académico.

Montero Landgrave consideró que la energía es la base de la pirámide para el desarrollo y, en el caso de una alternativa como la energía solar, se necesita “ocupar los activos ambientales para el beneficio de la población, fomentando industria, comercio y servicios de manera más sustentable, generando un círculo virtuoso entre los beneficios energéticos y el bienestar de la ciudadanía”.

COMPROMISO ESTATAL

En este sentido, la Secretaría de Energía, el Fondo de Sustentabilidad Energética y el Instituto Mexicano del Petróleo elaboraron el documento Cartera de necesidades tecnológicas de la energía termosolar, donde establecieron algunos puntos clave para el sector industrial.

En éste destaca la urgencia por “desarrollar capacidades nacionales de diseño e implementación de proyectos termosolares industriales”, así como “las capacidades técnicas necesarias para crear una industria nacional de componentes para mediana y alta temperatura”.

En tanto que, para el sector residencial, se requiere “desarrollar materiales, componentes y equipos de energía termosolar innovadores adecuados a las características del país y al tiempo de vida esperado en estos sistemas”.

Perspectiva de la iniciativa privada

A su vez, Manuel Ahumada, socio y director comercial de Enlight, empresa pionera en México en la generación de energía solar, afirmó que el crecimiento experimentado en los últimos años por la energía solar en nuestro país “ha sido increíble. Desde hace ocho años hasta la fecha, se han visto cambios notables.

“Cuando nosotros éramos de las empresas pioneras de la industria, se realizaron 10 contratos de interconexión a nivel nacional. En la actualidad, en cambio, hay 115 mil”, indicó en entrevista.

Acerca del interés que el actual gobierno federal ha tenido sobre el desarrollo y fomento de la energía solar, el empresario Ahumada reconoció que, “en general, el apoyo gubernamental para las empresas productoras de energía solar en nuestro país es muy bueno.

“La facilidad que existe aquí para interconectarse a la red con un sistema solar es notable. Es mucho más sencillo que en naciones como Estados Unidos, incluso. Es un trámite que nos toma un mes como promedio para las residencias y cuatro meses para la industria”, dijo.

Asimismo, el directivo puntualizó que la energía solar, en generación distribuida, ayuda mucho a la red porque logra reducir el consumo energético y, además, “la energía solar que no se consume, se regresa a la red y, entonces, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se la puede vender a otro usuario sin que le haya costado generarla.

“Esto tiene trabajando en conjunto al gobierno y a la iniciativa privada, puesto que hay ganancia compartida”, señaló.

UN PORVENIR PROMISIORIO

Debido a las ventajas de este esquema, se vislumbra que la participación privada en el desarrollo de energía solar tenga un porvenir promisorio.

“El futuro de la industria luce bien. En lo que va del año y, específicamente, en el tiempo que lleva el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, hemos tenido reuniones muy interesantes que nos dejan ver que esta administración está muy a favor de la energía solar.

“Por ejemplo, se busca implementar sistemas de energía solar de generación distribuida en todos los edificios e inmuebles públicos de la Ciudad de México. Eso es una clara señal de que el nuevo gobierno apoya este tipo de generación energética”, celebró Ahumada.

El director comercial de Enlight añadió que, a nivel nacional, se observa que cada vez se consolida más la industria. Cada vez hay más contratos y más instalaciones, lo cual provoca que los precios de la energía solar disminuyan y esto, a la postre, “da mucha rentabilidad a los proyectos solares”.

BENEFICIO PARA EL USUARIO FINAL

Por su parte, la ingeniera industrial y de sistemas Aidana Velázquez coincidió en que “hay un acompañamiento entre la industria y el gobierno. Desde 2007, hay disposiciones emitidas por la Comisión Reguladora de Energía en materia de generación de energía distribuida.

“En la actualidad, por ejemplo, la CFE cuenta con una plataforma en la que se puede dar seguimiento a muchas de las solicitudes de interconexión, con lo que se genera transparencia en los procedimientos”, precisó Velázquez, quien en su momento colaboró en el proceso de adhesión de México como miembro de la Agencia Internacional de Energía.

La también especialista en análisis y diseño de políticas y regulación en materia energética concluyó que, en última instancia, el mayor beneficio es para el usuario final. Por eso, “el apoyo y la promoción a la energía distribuida han sido constantes desde 2007 hasta hoy”.

TEMA VIGENTE

Este año, el senador Alejandro González Yáñez, del Grupo Parlamentario del PT, presentó un proyecto de decreto que reforma la Ley General de Cambio Climático para incentivar la generación y consumo de energías renovables. “Se consideran prioritarias, para efectos del otorgamiento de los estímulos fiscales que se establezcan conforme a la Ley de Ingresos de la Federación, las actividades relacionadas con: el desarrollo, transferencia, adquisición e implementación por particulares de tecnologías de generación de energías renovables”, establece.