Especial
Entrenador de mascotas asegura que la compañía de un perro ayuda a disminuir el ritmo cardiaco, además de liberar oxitocina, la hormona del amor

Los llamados perros de apoyo emocional pueden ser de gran ayuda para la gente que, a causa del encierro, por la pandemia, suelen presentar episodios de estrés, angustia y ansiedad.

Sol Atkins, entrenador de perros con más de 18 años de experiencia, comenta que está comprobado científicamente cómo las personas que conviven con una mascota reducen sus niveles de estrés, bajan su ritmo cardiaco y liberan oxitocina, la hormona del amor.

“Este tipo de cambios físicos y químicos que tenemos en el cuerpo son padrísimos para el humano y entonces llevan este tipo de mascotas a hospitales, a los asilos de ancianos, a lugares donde las personas tienen depresión…”, explica.

Cuando un humano juega con una mascota, la acaricia, convive con ella, dice Sol Atkins, el cambio químico en el cerebro es inmediato.

Y dice que la práctica de usar mascotas para combatir problemas emocionales, se realiza más o menos desde los años 50.

El psicoanalista Sigmund Freud ya los utilizaba.

“Tenía un perro de raza Shar Pei y lo usaba en terapias con sus pacientes. No es nuevo esto”, asegura.

No por nada, comenta Sol Atkins, el perro es la mascota número uno en el mundo.

“Mucha gente tiene perro”, dice.

Hace unas semanas se difundió a nivel nacional el caso de “Harley El Tuerto”, un perro terapeuta de la raza pug asignado al Centro Médico Nacional 20 de Noviembre, del ISSSTE, para reducir la ansiedad de los profesionales de la salud de esta institución que luchan día con día en la primera línea de batalla contra el COVID-19.

“En estos hospitales la gente ve un perrito, son gente que está estresada, gente que tiene muchas horas de trabajo, que no ve a su familia en muchas horas. ve un perrito, lo acaricia, libera oxitocina. Es la finalidad de llevar a ese tipo de perritos, ahora con esta pandemia que estamos pasando…. Y yo creo que es algo buenísimo que debería promoverse”.

Los perros terapéuticos son utilizados también en el caso de niños que padecen cáncer y cuya permanencia en los sanatorios es larga. 

“Para ellos les hace el día, les cambia su emoción, es un momento muy especial”, afirma.

Sol Atkins explica que no hay una raza específica para la terapia emocional.

“Recordemos que los perros están desarrollados para trabajar con el humano, esa es la historia del perro, trabajar para el humano”, agrega.

Sin embargo, existen tres tipos de perros en cuanto a trabajo médico se refiere: perros de terapia, perros de asistencia y perros de apoyo emocional.

“En los perros de apoyo emocional no hay una raza en específico, sino más bien buscas las características del perro: que sea un perro tranquilo, social, equilibrado, para que pueda convivir y estar con gente, que no represente una molestia para controlarlo”, explica.

En el caso de los perros de terapia y de los perros de asistencia, las razas como labrador y golden retriever son ideales.

APOYO EMOCIONAL

¿Lo sabía?

Perros de apoyo emocional: Son utilizados para ayudar a personas que persentan estrés, angustia y ansiedad.

Perros de asistencia: Son de gran ayuda para niños con discapacidad o personas con discapacidad motriz

Perros de terapia: Se utilizan principalmente para apoyar a niños cáncer.