Expertos aseguran que dejaron de lado a la mayoría de las zonas del país, no se incluyó a la Iniciativa Privada, ni se detalló cómo hay que aprovechar el crecimiento económico que tendrá Estados Unidos. Foto: Tomada de Internet
Expertos aseguran que dejaron de lado a la mayoría de las zonas del país, no se incluyó a la Iniciativa Privada, ni se detalló cómo hay que aprovechar el crecimiento económico que tendrá Estados Unidos

Si bien se reconocen las buenas intenciones del nuevo plan de reactivación que presentó la Secretaría de Economía federal, cuyo cuarto eje busca mejorar las economías estatales a través de la regionalización y sectorización, también está el hecho de que no es un proyecto óptimo ni se encuentra a la altura del escenario actual derivado de la pandemia por Covid-19, coincidieron especialistas.

Por ejemplo, aseguraron, no se incluye a la Iniciativa Privada, ni se detalla cómo hay que aprovechar el crecimiento económico que tendrá Estados Unidos, además, ahondaron, sería importante que no solamente se centrara en el sur-sureste, sino que también se tomaran en cuenta a todas las regiones con proyectos concretos.

La directora general del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), Valeria Moy, expuso que las grandes ausencias del proyecto es que no se definen las estrategias y acciones, de cómo se logrará paliar el impacto derivado de la crisis sanitaria, “no está claro cómo se efectuará la intervención económica, no veo claridad en los puntos que en ella se mencionan”.

“No lo veo óptimo, de ninguna manera, en general (...) No lo veo óptimo porque no tiene una sola métrica (...) No me parece que sea un plan, me parece que es un listado de buenas ideas, es una lista de buenas ideas e intenciones”, reiteró.

A pesar de ello, Valeria Moy destacó como aciertos que el gobierno federal haya reconocido la disparidad que hay dentro del país y que se haya priorizado al sur, debido a que es la región con mayor rezago.

“El sur se tiene que priorizar, priorizar no quiere decir que se debe olvidar a los demás, el centro y el norte tienen temas radicales distintos a los que tiene el sur (...) El sur requiere una intervención, olvídate de pandemia o no, más allá de la pandemia el sur necesita una intervención”, expuso.

Sin embargo, la especialista criticó la viabilidad de los proyectos que se quieren detonar en la parte sur, como la refinería de Dos Bocas y el Tren Maya; y en su lugar, recomendó que se debería revisar el proyecto cancelado de las Zonas Económicas Especiales, “que estaban diseñadas para revitalizar el sur, justo era el tema, levantar al sur, eso no están haciendo ahorita”.

Otro aspecto que subrayó la directora general del Imco, es que la Secretaría de Economía se centró en destacar los incentivos fiscales para el sur del país, siendo que esto no es su atribución. “No está en la mano de la Secretaría de Economía, los apoyos fiscales están en manos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, ahí no tiene mucho margen la Secretaría de Economía, no tiene en sus manos dar estos apoyos fiscales (...) Además, ya estaba este programa, es destacar algo que ya está en marcha”.

Refirió que en el plan de reactivación federal se menciona que se quiere apoyar a todas las regiones, pero no se profundiza en cuáles son los proyectos específicos para ellas, lo que indica ausencia de estrategias. “Señala que habrá apoyo para las siete regiones del país, pero no necesariamente quieres apoyar a las siete, hay algunas regiones que se mueven solas y muy bien”.

Sobre ello, manifestó que para el centro y norte del país este año podría representar una oportunidad para que se recuperen, ya que la Unión Americana, con el cambio de administración, mostrará crecimiento económico.

Por lo mismo, señaló que uno de los puntos faltantes de este nuevo plan federal, es que se debió incluir al centro y al norte del país para que puedan aprovechar el dinamismo que estará presentando el país vecino; y también, se deben atender los obstáculos que van a enfrentar los estados derivados del T-MEC, ya que podrían darse problemas laborales o energéticos, “para que crezcan las economías subnacionales se deben ver estos puntos”.

“No puedes olvidarte del norte y del centro, porque son los que están pegados con las cadenas productivas de Estados Unidos, el crecimiento de Estados Unidos va a jalar a la industria exportadora de México y esa industria exportadora está en el centro y en el norte”, dijo.

Presupuesto

Por su parte, José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic), si bien coincidió en que no se está detallando la forma en que se alcanzarán los objetivos del plan y se excluyeron a todas las regiones, centrándose en el sur, recalcó que la gran ausencia es la parte presupuestal.

“Un plan de reactivación es favorable, pero en tanto no se conozcan los recursos y las acciones concretas no se sabrá el alcance que puede tener. Será necesario profundizar en ello, se necesitan recursos, objetivos y estrategias concretas”, comentó.

Afirmó que se tienen que detallar cuántos recursos presupuestales se van a destinar para lograr los objetivos de este plan de recuperación, además, se debe tomar en cuenta que el Paquete Económico 2021 ya se aprobó, por lo que se necesita mejorar la comunicación con el empresariado, para que ellos inviertan y así se supla la ausencia del financiamiento público.

En tanto, Héctor Magaña Rodríguez, coordinador de Análisis e Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey, expuso que también se necesita reconfigurar la política de atracción de inversiones y generar un marco que haga sentir a los empresarios seguros, que no teman que de un día a otro se van a cambiar las políticas públicas o que se van a cancelar contratos.

“También se debe garantizar que los acuerdos con el sector privado cuenten con todas las garantías requeridas para generar certidumbre y que los empresarios decidan arriesgar su capital”, aseveró.

“En esencia, para que el plan propuesto por la Secretaría de Economía tenga resultados favorables, primero es necesario generar un clima de negocios adecuado en la región, donde se den garantías del cumplimiento del marco legal, así como de los requerimientos que se tengan contemplados para realizar las obras de infraestructura, esto con la finalidad de generar confianza en el sector empresarial para que los empresarios estén dispuesto a arriesgar su capital”, calificó.

Excluidos

De acuerdo con el investigador de la Universidad Autónoma de Coahuila, Alejandro Dávila Flores, no se tomaron en cuenta a los gobiernos subnacionales para elaborar el plan, lo cual fue un error, porque son ellos los que conocen los problemas locales y las necesidades que tiene la población.

“Me parece insuficiente frente al tamaño y dimensión de los retos que tenemos, es un listado de ideas, de propuestas, sugerencias que no señalan con claridad cuál es el fundamento. No se explica por qué esas estrategias son las más adecuadas y no otras, y tampoco se definen los medios y los recursos con los cuales se pretenden concretar esas acciones, me parece un planteamiento muy embrionario”, reiteró.

“Desde la perspectiva regional, la experiencia internacional muestra que es más efectivo en materia de estrategias de desarrollo tener cercanía con la dimensión metropolitana. Para que las políticas puedan ser efectivas, se requieren diseñar a partir de lo local”, acotó.