Jugadores del llamado 'sector medio' buscarán que los altos mandos de la máxima liga de beisbol en Estados Unidos les den un trato justo, tal como sucedió en 1994

Los tiempos de tranquilidad en la Major League Baseball podrían verse un poco sacudidos por la inconformidad de sus jugadores.

Al parecer, el sector "marginado" de las Grandes Ligas amenaza con una supuesta huelga (tal como sucedió en 1994) información que fue confirmada por el director ejectivo de la Asociación de Jugadores de las Grandes Ligas, Tony Clark.

Para Clark, dicha manifestación podría llegar tan pronto como una temporada. Y es que, aunque hay jugadores que han conseguido tratos con cifras exorbitantes por sus servicios, los que no son mediáticos no han recibido el trato que sienten merecer.

Sí, Manny Machado acaba de conseguir un contrato record con los Padres de 300 millones de dólares. Y Bryce Harper hará otro tanto. Patrick Corbin recibió 140 millones de los Nacionales. Pero la llamada “clase media” se siente amenazada.

Sólo cinco agentes libres han recibido contratos de cuatro o más años este invierno, con solo 12 jugadores garantizados al menos tres años. Hay un número impresionante de peloteros que no ha recibido nada más que ofertas de un año o de ligas menores.

Tomada de Internet

"Ves cosas que suceden en este negocio que no hemos visto antes", dijo Clark a USA Today. "Cada uno de nuestros miembros se ve afectado como resultado de lo que estamos viendo”.

Es muy pronto para saber si este comportamiento del mercado, que tantas veces se ha denunciado, supondrá el inicio de una huelga. Pero el clima ciertamente está enrarecido.

Por otra parte, el lanzador, Adam Wainwrigh,  de los Cardenales de San Luis ha dicho recientemente que está "100 por ciento seguro que habrá una huelga de peloteros si los propietarios de las Grandes Ligas no muestran una mayor disposición a pagar a los jugadores" y afirmó que le preocupa que esto pueda suceder en medio de la temporada.

Tomada de Internet

Wainwright admitió que siempre existe un riesgo al hacer pactos financieros a largo plazo con los jugadores, pero enfatizó que hacerlo marca un compromiso de ganar que muchos equipos parecen no tener.