De acuerdo con las previsiones, la escasez de chips se prolongará a lo largo de todo este 2021 y principios del próximo año. Foto: Tomada de Internet
De acuerdo con las previsiones, la escasez de chips se prolongará a lo largo de todo este 2021 y principios del próximo año

La escasez de chips le costará este año al sector automotriz 110 mil millones de dólares y reducirá la producción de vehículos en casi cuatro millones de unidades, casi el doble de lo previsto en enero, según un estudio dado a conocer este viernes por la firma AlixPartners.

De acuerdo con las previsiones, la escasez de chips se prolongará a lo largo de todo este 2021 y principios del próximo año. No será hasta el segundo trimestre de 2022 cuando veamos su recuperación.

La escasez de chips que comenzó afectando a los de gestión de energía, dispositivos de visualización y microcontroladores, ya se ha extendido a otros dispositivos. Esto está provocando problemas de capacidad y escasez de sustratos, materiales para cables, pasivos, materiales y pruebas, que son parte de la cadena de suministro más allá de las propias fábricas de chips. Se trata de industrias altamente mercantilizadas con una flexibilidad y capacidad mínima para invertir a corto plazo.

La producción de un vehículo necesita hoy en día hasta mil 400 chips y las plantas de producción de semiconductores están funcionando a plena capacidad en estos momentos por lo que el sector tardará meses en volver a la normalidad.

"Estas plantas de chips están funcionando a plena capacidad. No hay nada que pueda amortiguar el impacto, no hay capacidad adicional, no hay inventario”, declaró el director gerente de AlixPartners, Dan Hearsch.

Hearsch añadió que la situación solo empezará a mejorar a finales de año: “En el tercer trimestre habrá suficiente para que todos puedan estar en mayor o menor medida funcionando. En el cuarto trimestre, deberíamos estar bien y el próximo año volveremos a la normalidad, esperamos”, explicó.

En Estados Unidos, los principales fabricantes de automóviles se han visto obligados a recortar su producción y despedir temporalmente trabajadores por la falta de chips.

Ford ha advertido de que los problemas de suministro le costarán este año dos mil 500 millones de dólares, mientras que General Motors (GM) ha calculado el impacto entre mil 500 y dos mil millones.

Con información de EFE