Foto: Internet.
El actor, al recibir su Oscar por Mejor Actuación en Joker, expresó sus inquietudes por la desconexión de la humanidad con el mundo natural

Humilde y comprometido con el medio ambiente, así fue Joaquin Phoenix durante la temporada de premios y así la culminó este domingo en el Teatro Dolby al recibir el Oscar a Mejor Actor por su interpretación del Joker.

El personaje de cómics dio por su segunda ocasión la oportunidad a un actor de destacar luego de que en 2008, de manera póstuma, Heath Ledger recibiera el galardón en la misma categoría por su papel en El Caballero de la Noche.

Y fue durante su discurso de aceptación, en la primera ocasión que gana un Oscar, que el actor aprovechó la oportunidad para compartir un mensaje de concientización ambiental que tanta falta hace en nuestros tiempos.

"Me siento mucho mejor y no me siento por encima de ninguno de mis compañeros, compartimos la misma riqueza que es el amor por el cine. No sé donde estaría sin ello. Uno de los principales dones es la posibilidad de utilizar nuestra voz. He pensado mucho las condiciones que nos enfrentamos, hablemos de desigualdad de género, de racismo, de LGTB, de los animales... la lucha contra las injusticias”, expresó Phoenix.

“Un pueblo, una raza no tiene derecho a explotar a los otros con impunidad. Nos hemos desconectado mucho del mundo natural y estamos en un mundo egocéntrico y explotamos nuestro entorno para nuestro bien. Creemos que la idea del cambio político es que tenemos la necesidad de sacrificar algo, pero cuando aprovechamos el amor como principio podemos llevar a cabo sistemas de cambio beneficioso para el ser humano”, continuó, haciendo pausas para tomar aliento.

“He sido granuja a lo largo de mi vida, pero muchos me habéis dado una segunda oportunidad. Y eso es lo mejor cuando nos apoyamos y nos educamos y llegamos a la Redención. Es lo mejor de la humanidad. Mi hermano, cuando tenía 17 años, escribió esta letra: 'corre al rescate y la paz vendrá después”, concluyó.