Foto: tomada de video
Guillermina Alvarado, ex esposa de Rogelio Franco, aseguró que el PRD nacional y estatal han tomando represalias en su contra, además de que han defendido a su agresor

Guillermina Alvarado González, ex esposa de Rogelio Franco Castán, pidió ayuda a las autoridades y al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, para que se haga justicia en caso por violencia intrafamiliar.

Primero fueron las hijas del consejero nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD) quienes hicieron un video para defenderlo y culpar a su madre de no ocuparse de ellas.

Ahora, la ex esposa del ex secretario de gobierno de Miguel Ángel Yunes realizó un video para pedir ayuda en el caso y reclamar que el presidente nacional del PRD, Jesús Zambrano Grijalva, haya indicado que en este caso de violencia existen motivos políticos. “El PRD nacional y estatal están tomando represalias conmigo, poniendo en duda mi situación de violencia cuando es una historia de años, la cual he luchado por obtener justicia. 

Hoy sale el líder nacional del PRD a fincar un posicionamiento contra mi seguridad, dignidad y no en contra de la justicia, cuando sus propios diputados y dirigentes desde 2019 han tenido conocimiento de la violencia y hoy por interés mezquinos no les interesa importa su vida, su dignidad y su lucha”, expresó. 

En el video, difundido en sus redes sociales, Alvarado González reclamó que organizaciones de mujeres nunca la hayan apoyado. “No veo el apoyo los colectivos de esas mujeres que salieron hace unos días a manifestarse, de esas organizaciones de mujeres, porque dicen que tenemos que darnos la mano y hoy que por fin que veo un rayo de justicia, gracias a Dios, no veo a nadie apoyándome.  Tengo miedo, tengo mucho miedo, ayúdenme por favor, pido por mi y por mi familia, se los suplico”.

Rogelio Franco Castán fue detenido en Tuxpan, al norte de Veracruz, al ejecutarle una orden de aprehensión por violencia familiar, pero trató de evitar su detención, por lo que la fiscalía agregó el delito de agresión física y verbal a un elemento de la Policía Ministerial.