Alejandro Gutiérrez. Foto: Archivo
El coahuilense adelantó que apelará la decisión en la misma instancia local y, en su caso, recurriría posteriormente a la instancia federal en un tribunal colegiado

Por decisión dividida, el Tribunal de Enjuiciamiento encontró los elementos para declarar al político coahuilense Alejandro Gutiérrez Gutiérrez culpable del delito de peculado.

Anoche, los tres jueces que integran  este órgano colegiado ofrecieron sus razonamientos, y dos de ellos fallaron en contra del ex Secretario General Adjunto del CEN del PRI.

El proceso se llevó a cabo dentro del juicio oral 22/2019 correspondiente a la causa penal 4094/2017. El coahuilense, tras el fallo, dijo sentirse tranquilo, y adelantó que apelará la decisión en la misma instancia local, y en su caso, recurriría posteriormente a la instancia federal en un tribunal colegiado.

Los jueces que intervinieron ayer en el proceso fueron Hortensia García Rodríguez y Juana Gabriela Córdova Ortiz, quienes fallaron en contra de Gutiérrez Gutiérrez, mientras que Adalberto Vences Baca dictaminó a favor del coahuilense.

 

“No se acredita el delito de peculado agravado, por lo tanto se da un fallo a favor del acusado”, expresó el juez que decidió a favor del coahuilense.

“Venimos bastante optimistas, porque la  contundencia del razonamiento de este juez con una gran experiencia de las violaciones  a la Constitución que él mismo externó en el juicio” destacó.

“Como ya lo veíamos venir, la ilegalidad en cuanto a los testigos protegidos, que yo les he llamado delincuentes protegidos, nos da toda la base jurídica para que, no en la siguiente instancia, que es local, en la que seguramente resolverán igual, de acuerdo a las instrucciones de (Javier) Corral, pero sí en las instancias federales no da la confianza para ir por la absolución”, expresó Gutiérrez Gutiérrez.

Por su parte la jueza Córdova Ortiz dijo que “las irregularidades que encontramos están en las facturas (…) en donde existe un cobro, pero no existe evidencia del servicio prestado”.

El presunto desvío por 1.7 millones de pesos se habría realizado a través de una simulación de contratos con las empresas Jet Combustibles S. A. de C. V. y Promotora de Señalamiento Integral S. A. de C. V. durante diciembre del 2015; la primera propiedad del imputado y la segunda representada por el hijo del ex Secretario del PRI.