Las autoridades federales de salud criticaron al gigante de vapeo Juul por promocionar ilegalmente sus cigarrillos electrónicos como una alternativa más segura para fumar. Foto: AP
La medida de la FDA aumentó la presión legal contra la compañía de vapeadores de mayor venta en el país, la cual es asediada por el escrutinio de autoridades estatales y federales a raíz del reciente aumento en el vapeo entre menores de edad.

Las autoridades federales de salud criticaron al gigante de vapeo Juul por promocionar ilegalmente sus cigarrillos electrónicos como una alternativa más segura para fumar y ordenó que la compañía deje de hacer afirmaciones no confirmadas sobre sus productos.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) también intensificó sus averiguaciones a una serie de aspectos clave del negocio de Juul, pidiéndole a la compañía que entregara sus documentos sobre sus programas de mercadotecnia, educación y la fórmula de nicotina.

La medida de la FDA aumentó la presión legal contra la compañía de vapeadores de mayor venta en el país, la cual esasediada por el escrutinio de autoridades estatales y federales a raíz del reciente aumento en el vapeo entre menores de edad. Las leyes federales prohíben las ventas a quienes tengan menos de 18 años. La FDA lleva meses investigando a Juul, pero no había tomado medidas contra la compañía.

Un vocero de Juul señaló que la compañía “cooperará plenamente” con la FDA.

En una severa carta de advertencia, la FDA subrayó varias afirmaciones hechas por representantes de Juul, entre ellas que sus productos son “mucho más seguros que los cigarrillos”. Actualmente, ningún producto de vapeo ha sido considerado por las autoridades federales como menos dañino que los productos tradicionales de tabaco, y eso no sucederá en un futuro cercano.

En el último año, Juul trató de ofrecer sus cigarrillos electrónicos como un recurso para ayudar a los adultos a dejar de fumar, usando el lema “Haz el cambio”. En otra carta al director general de la compañía, la FDA se dijo “preocupada” de que la campaña sugiere que “usar productos Juul representa un menor riesgo y es menos dañino que los cigarrillos”.

Juul ignoró la ley y, muy preocupantemente, ha hecho algunas de estas declaraciones en escuelas a la juventud de nuestro país”, sostuvo en un comunicado el comisionado interino de la FDA, Ned Sharpless.

La carta de advertencia de la agencia enfatiza un incidente narrado por dos estudiantes de secundaria de Nueva York durante una audiencia congresual en julio. Los estudiantes detallaron que un representante de Juul fue invitado a hablar en la escuela como parte de una jornada de salud mental y problemas de adicción. Durante la presentación, los estudiantes afirman que el representante les aseguró que el producto de la compañía era “totalmente sano”.

Las cartas de la FDA no son legalmente de carácter obligatorio, pero los reguladores pueden llevar a las compañías a juicio si no se apegan a las peticiones del gobierno.