En México, la mayor parte de los migradólares provienen de la Unión Americana, de los estados de California, Illinois, Texas, Florida y Nueva York.
Esos recursos que llegan al país cada año quizá ya no vuelvan a verse por un tiempo en la cantidad que lo hacían

CDMX.- El COVID-19 dio una cara nunca antes vista al festejo del Día de las Madres. En primer término, este mayo podría ser el más triste para las remesas familiares, ya que se resentirá en el bolsillo de miles de mujeres el efecto de la pandemia en Estados Unidos, de donde los migrantes remiten más estos envíos para el sostén de los hogares.

Esos recursos que llegan al país cada año, y en especial con motivo de esta celebración, quizá ya no vuelvan a verse por un tiempo en la cantidad que lo hacían, pues la cifra de connacionales en la Unión Americana que han perdido la vida o su trabajo por el brote es elevada.

Un análisis del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (Cemla) proporcionado a muestra que las madres son importantes receptoras de dinero, ya sea en su papel de progenitora o esposa de quien lleva a cabo la operación.

El gerente de Estadísticas Económicas y coordinador del Foro de remesas de América Latina y El Caribe del organismo, Jesús Cervantes, destaca que en mayo del año pasado se recibieron más de 328 mil transacciones por día.

“En 2020 será difícil que se repita lo observado en ese mes de otros tiempos, aun si los migrantes mexicanos hacen un esfuerzo para realizar mayores envíos en los días previos al Día de las Madres”, asegura el experto.

En 2020 será difícil que se repita lo observado en ese mes de otros tiempos, aun si los migrantes mexicanos hacen un esfuerzo para realizar mayores envíos en los días previos al Día de las Madres”.
Jesús Cervantes, gerente de Estadísticas Económicas.

DOBLE PÉRDIDA

Los daños se harán presentes en dos sentidos, ya que las jefas de familia no tendrán remesas ni tampoco a sus hijos o esposos que cruzaron la frontera norte en busca del sueño americano y fueron víctimas del virus en las condiciones más lamentables, debido a su estatus legal migratorio.

“Será un mes triste para las remesas, sin duda”, lamenta la directora de la firma de consultoría Aregional, Flavia Rodríguez.

Por eso, afirma la empresaria, no se espera que sea un mes igual a los anteriores, cuando era una fiesta para ese rubro por la cantidad de envíos.

Detalla que si bien los connacionales que estén en posibilidades de recuperar su trabajo luego del confinamiento en Estados Unidos podrían compensar el efecto negativo en los siguientes meses, esto dependerá de la reactivación del mercado laboral y del riesgo de una nueva ola de contagios en aquel territorio.

“Lo que es un hecho es que los paisanos se verán muy afectados y, con ello, miles de hogares de estados como Michoacán y Zacatecas, en sus localidades más pobres”, señala Rodríguez en entrevista.

En tanto, las transacciones mayoristas y el rubro de la información mostraron más resiliencia, pero las firmas financieras reportaron una actividad débil. INTERNET

PANORAMA LATINOAMERICANO

El gerente de Estadísticas Económicas del Cemla precisa que normalmente en México y en otros países mayo es el mes en el que se registra una mayor recepción de número de envíos en el año.

De acuerdo con estudios de la asociación, algunos de ellos basados en encuestas levantadas por el Banco de México, la madre del migrante es la principal beneficiaria de la remesa en la región, ya sea en lo individual o con otros miembros de su círculo.

Por este motivo, el país no será el único afectado por la disminución de esta fuente de divisas y sostén de hogares con escasos recursos, sino también se verán afectadas muchas naciones.

En la mayor parte del mundo, en mayo se celebra a ese integrante de la familia y las remesas suelen ser el mejor “ramo de flores”.

Por ejemplo, México, Colombia y Ecuador lo festejan el día 10, mientras que Bolivia, el 27, y en República Dominicana la fecha se conmemora el último domingo del mes.

Lo que es un hecho es que los paisanos se verán muy afectados y, con ello, miles de hogares”.
Flavia Rodríguez, directora de la firma de consultoría Aregional.

Colombia es el territorio que más remesas recibe desde España, seguido de Ecuador. El cuarto es República Dominicana y el quinto, Bolivia, de acuerdo con datos de Eurostat, oficina de estadística de la Comisión Europea.

Los ecuatorianos son la principal comunidad migrante en el país ibérico, donde residen 422 mil; sin embargo, esta conexión fue el principal foco de infección de coronavirus.

En México, la mayor parte de los migradólares provienen de la Unión Americana, de los estados de California, Illinois, Texas, Florida y Nueva York; no obstante, el impacto más importante para los mexicanos se ha resentido en la última demarcación, donde se han dado más defunciones de connacionales por Covid-19, así como pérdida de empleos.

De acuerdo con el más reciente informe del Beige Book que publica la Reserva Federal (Fed, por sus siglas en inglés), la economía regional de la ciudad de los rascacielos se deterioró bruscamente. Muchas empresas implementaron paros parciales de labores, reducciones generalizadas de personal y efectuaron recortes salariales.

Los precios de venta se aplanaron, mientras que ocio y turismo, así como el comercio minorista son los sectores más afectados.

En tanto, las transacciones mayoristas y el rubro de la información mostraron más resiliencia, pero las firmas financieras reportaron una actividad débil.