Salvador Cienfuegos, exsecretario de Defensa | Foto: Especial
El pasado 29 de octubre, Ebrard Casaubón reveló que México protestó formalmente ante el Gobierno de Washington por no haber informado sobre la investigación que llevó al arresto del General Salvador Cienfuegos y quien, según la DEA, era conocido como “El Padrino” o “Zepeda” en el bajo mundo

El Fiscal General de Estados Unidos, William Barr, habló la semana pasada con el Canciller Marcelo Ebrard con la intensión de reducir la tensión derivada del arresto en territorio estadounidense del exsecretario de Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, por cargos de drogas, dijeron a la agencia Reuters dos fuentes del Gobierno mexicano.

Salvador Cienfuegos, titular de la Secretaría de la Defensa mexicana entre 2012 y 2018, fue detenido el 15 de octubre de este año en el aeropuerto de Los Ángeles, acusado por la Fiscalía federal de Nueva York, en el condado de Brooklyn -donde también se juzgó a Joaquín “el Chapo” Guzmán-, de narcotráfico y blanqueo de dinero, y que reclamó su traslado para continuar el proceso legal.

El pasado 29 de octubre, Ebrard Casaubón reveló que México protestó formalmente ante el Gobierno de Washington por no haber informado sobre la investigación que llevó al arresto del General Salvador Cienfuegos y quien, según la DEA, era conocido como “El Padrino” o “Zepeda” en el bajo mundo.

“Le hemos hecho saber a Estados Unidos nuestro profundo descontento con que no se haya compartido esa información con nuestro país”, dijo Ebrard en conferencia matutina del Presidente Andrés Manuel López Obrador el 29 de octubre.

La agencia Reuters publica hoy que una fuente del Gobierno federal le confirmó que “sí hubo una llamada” por parte del Fiscal General de Estados Unidos y agregó que sucedió “en días recientes” y fue para calmar las aguas entre ambas administraciones.

Otra fuente del Gobierno federal dijo a Reuters que la detención de Cienfuegos “no gustó” dentro del círculo más cercano del mandatario mexicano. “No tuvimos conocimiento a tiempo”.

Salvador Cienfuegos se declaró no culpable a través de su abogado Ed Siapone en la corta audiencia virtual que tuvo el pasado 5 de noviembre.

El juez que leyó los cargos al mexicano sugirió que los 70 días que tiene la Fiscalía para iniciar un juicio comiencen a partir del 18 de noviembre. Hasta ese día, su abogado aprovechará para reunirse con la Fiscalía y revisar las pruebas que tiene contra su cliente.

Los delitos, según la acusación, se cometieron entre 2015 a 2017, cuando Cienfuegos estaba al frente de la Secretaría de la Defensa Nacional de México.

La acusación del Gobierno de Estados Unidos contra el militar retirado afirman que está implicado en la producción, tráfico y distribución de 1.000 kilogramos de marihuana, 500 gramos o más de metanfetamina, 5 kilogramos o más de cocaína y 1 kilogramo de heroína.

Cienfuegos era considerado uno de los militares más reputados de las Fuerzas Armadas y muy estimado entre la tropa, una carrera empañada por la masacre de Ayotzinapa y, ahora, por su detención a petición de la Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA, en sus siglas en inglés).