De acuerdo con el gobierno de la Ciudad de México, los bienes que se le aseguraron, no fueron declarados cuando era funcionario de la CDMX. CUARTOSCURO
Deberán confirmar que está en la dirección que se le proporcionó al gobierno estadounidense

CDMX.- La Fiscalía General de Justicia (FGJ), a través de autoridades federales, solicitó al gobierno de Estados Unidos la detención con fines de extradición de Raymundo Collins Flores, exsecretario de Seguridad Pública y exdirector del Instituto de Vivienda (Invi) de la Ciudad de México.

El trámite se encuentra en proceso debido a que las autoridades estadounidenses deben confirmar que el exfuncionario se encuentra en la ubicación dada por la fiscalía, para que posteriormente se logre su detención y sea presentado ante la FGJ capitalina, quien lo investiga por uso ilegal de atribuciones.

En conferencia, el vocero de la FGJ, Ulises Lara, explicó que la dependencia hizo los trámites necesarios a fin de solicitar la extradición de Collins Flores.

Aseguró que la fiscalía tiene una carpeta de investigación “robusta” contra el exsecretario, lo que les ha permitido realizar diversas diligencias, como ocurrió el viernes pasado cuando catearon un inmueble en Tequesquitengo, Morelos, en donde se decomisaron 41 autos clásicos, lanchas y obras de arte.

Estos bienes, según el Gobierno capitalino, no fueron declarados por Raymundo Collins cuando era funcionario en la administración anterior. Ulises Lara refirió que los autos están valuados en varios millones de pesos y dijo que pesa una orden de aprehensión  contra el exfuncionario.

“Como parte de la investigación en contra de un ex servidor público de la pasada administración, quien fungía como director del #INVI, la #FGJCDMX llevó a cabo todos los trámites necesarios a fin de solicitar la extradición de esta persona al Gobierno de los Estados Unidos”, señaló la Fiscalía capitalina sobre el caso.

También se dio a conocer que en total se realizaron nueve cateos en inmuebles de la alcaldía Gustavo A. Madero, donde fueron detenidos seis hombres y una mujer, y se aseguraron ocho de los nueve inmuebles, de acuerdo con información proporcionada por la propia Fiscalía.