Foto: Tomada de Internet
Con la medida, la empresa aspira reducir burocracia, acelerar la toma de decisiones y ahorrar 600 millones de dólares al año

Los trabajadores de Ford en su sede central en Detroit (Estados Unidos) se han encontrado en la mañana de este lunes con una carta personal del CEO de la compañía, Jim Hackett. En ella se avisaba de que en el marco de su programa de reestructuración Smart Redisign Overall, para final de agosto Ford habrá eliminado 7 mil empleos, lo que supone el 10% de su fuerza salarial global.

Ford planea eliminar alrededor de 7 mil empleos asalariados, cerca del 10% de su fuerza laboral administrativa mundial, al tiempo que aumenta la presión en la industria automotriz para mantenerse al día con los cambios tecnológicos en medio de una desaceleración global de las ventas.

Los despidos permitirán a Ford ahorrar unos US$600 millones al año, señaló el presidente ejecutivo Jim Hackett en una nota al personal publicada el lunes. La mayoría de los recortes se completarán el 24 de mayo en Norteamérica y a fines de agosto en regiones como Europa, China y Sudamérica.

«Para tener éxito en nuestra industria competitiva y poner a Ford en posición de ganar en un futuro que cambia rápidamente, debemos reducir la burocracia, empoderar a los gerentes, acelerar la toma de decisiones, concentrarnos en el trabajo más valioso y reducir costos», escribió Hackett. «Ford es una empresa familiar y despedirse de colegas es difícil y emotivo».

Los cambios buscan reducir la estructura administrativa de Ford en un 20% e incluyen optimizar el número de niveles organizacionales reduciéndolos de 14 a 9 o menos, detalló el ejecutivo. Otros cambios se centran en el desarrollo de productos, como la creación de un nuevo equipo de arquitectura y diseño de vehículos y mayores inversiones en información y entretenimiento, desarrollo de software y electrificación.

La nota expone los detalles de una eliminación de puestos de trabajo asalariados en toda la empresa que Ford notificó a los empleados en octubre y es parte de una reestructuración más amplia de US$11.000 millones. General Motors y Volkswagen también reducen miles de empleos toda vez que el ascenso de la tecnología de vehículos eléctricos y sin conductor da nueva forma a la industria automotriz mundial.

Con información de Bloomberg y OK Diario