Foto: Especial
Señaló que la feminización de la lengua no contribuye a una sociedad equitativa entre hombres y mujeres

Jean-Michel Blanquer, ministro de Educación en Francia, vetó el uso del lenguaje inclusivo  en las escuelas tras considerarlo un obstáculo para el aprendizaje. Asimismo, señaló que la feminización de la lengua no contribuye a una sociedad equitativa entre hombres y mujeres. La comunidad LGBT se posicionó en contra de la decisión del ministro.

Algunas escuelas han implementado el uso de lenguaje inclusivo para no caer en conductas discriminatorias. Por ejemplo, en Nueva York, una escuela privada prohibió el uso de las palabras mamá y papá por ser discriminatorias. En países como Australia han señalado que palabras como mamá, novia, papá o novio son perjudiciales. Aunque en nombre de la inclusión muchas instituciones se han inclinado hacia el uso del lenguaje inclusivo, otras lo han descartado por no ser funcional. En Francia se vetó el uso del lenguaje inclusivo por considerarlo un obstáculo para el aprendizaje.

El Gobierno Francés explicó que utilizar un sufijo femenino en un sustantivo masculino no contribuye a la búsqueda de equidad entre las mujeres y los hombres. Antes bien, entorpece la comunicación y los procesos de aprendizaje, pues obstaculiza las reglas de concordancia. Asimismo, explicó que afectaría los procesos de lectura y comprensión lectora. También mencionó que modificar los programas de enseñanza implicaría un gran esfuerzo.

“El aprendizaje y el dominio del francés contribuyen a luchar contra los estereotipos y garantizan la igualdad de oportunidades de todos los alumnos“, “esto no debe verse penalizado por ese lenguaje cuya complejidad e inestabilidad son un obstáculo”, señaló el ministro.

En 2017 la Academia Francesa de la Lengua se posicionó en contra del lenguaje inclusivo. En noviembre del mismo año lo prohibieron tanto en textos como en actas oficiales. Colectivas feministas han señalado que el lenguaje inclusivo borra a las mujeres.