Foto: Especial
Rocío, de 23 años de edad, estudiante, fue encontrada en un paraje baldío de la comunidad de Atlatongo, en Teotihuacán, junto a otros dos jóvenes

Tecámac, Estado de México.- Una joven que fue reportada como desaparecida desde el pasado sábado, tras no llegar a su hogar de una fiesta que se celebró en Tecámac, fue finalmente encontrada sin vida la mañana del pasado lunes.

Rocío Villareal Curiel fue hallada muerta junto con los cuerpos de dos de sus amigos, en un paraje baldío de la comunidad de Atlatongo, en Teotihuacán.

Autoridades presumen que fueron privados de su libertad para después ser torturados y asesinados.

Rocío, de 23 años de edad y que estudiaba la licenciatura en Derecho en la Universidad Privada del Estado de México (UPEM), salió de su domicilio ubicado en la colonia Castillo, de esta ciudad, el pasado sábado alrededor de las 7 de la tarde, dirigiéndose a una fiesta en la colonia la Nopalera.

Fue desde ese entonces que no volvieron a saber de ella.

A las horas, sus familiares comenzaron la búsqueda de la estudiante, apóyandose tambíen en redes sociales, pero sin éxito alguno.

Tras el hallazgo de los tres cadáveres, los padres fueron notificados para que fueran a reconocer el cuerpo de la jovencita, quien además trabajaba en un despacho.

Por ahora se desconoce la identidad de los asesinos y sus motivos, porque a decir de familiares y amigos, Rocío no tenía problemas con nadie y se enfocaba en trabajar y estudiar, con salidas ocasionales. Además no tenía pareja.

Datos extraoficiales indican que Rocío fue plagiada junto con sus compañeros, por los que se presume pedirían rescate tras secuestrarlos, pero al final decidieron ejecutarlos.