Foto: Especial
Gobierno Federal reconoce las fallas de GN que aterrorizaron a Culiacán el jueves

El operativo de la Guardia Nacional y el Ejército para capturar a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín “el Chapo” Guzmán, además de que resultó fallido fue ilegal porque las autoridades federales no contaban con una orden de cateo, reconoció el Gabinete de Seguridad.

Por su parte, en un hecho insólito, José Luis González Meza, uno de los abogados de la familia Guzmán, en conferencia de prensa en la Ciudad de México, dijo que se agradece que no hubo abuso de autoridad del Ejército ni ley fuga, por lo agradecieron al Gobierno Federal.

Un día después del terror que se vivió Culiacán, Sinaloa, aún no hay un reporte oficial del número de fallecidos, heridos ni de vehículos y negocios destruidos, el gobierno federal ofreció hasta seis versiones del intento de captura de Guzmán López, y la decisión de dejarlo en libertad.

Desde que se reportaron los hechos en redes sociales, hasta las conferencias matutinas del presidente Andrés Manuel López Obrador, en Oaxaca, y de los secretarios de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo; de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, y de Marina, José Rafael Ojeda, en Sinaloa, se vertieron datos y detalles que no sostienen lo ocurrido y dejan dudas.

En conferencia de prensa del Gabinete de Seguridad, el titular de la Sedena afirmó que personal de la Policía Ministerial, en un afán de obtener “resultados positivos” actuó de manera precipitada con “deficiente planeación” en un despliegue que no contaba con un orden de cateo, por lo que calificó esta acción como un “operativo fallido”.

El secretario Alfonso Durazo reveló que existía una “orden” de extradición de Estados Unidos sobre el hijo de “el Chapo” de septiembre de 2018. Según el relato oficial, el grupo a cargo de la captura del hijo del capo actuó sin dar aviso o pedir autorización al Gabinete de Seguridad.

No obstante, Durazo no precisó quién dio la orden de empezar el operativo. En la rueda de prensa en Culiacán, se les cuestionó a los secretarios de Seguridad Pública y la Sedena sobre videos que circularon en redes sociales, en donde se observa a presuntos militares y a supuestos integrantes del crimen organizado dialogar e incluso saludarse entre ellos, en lo que sería un retén montado por el Cártel de Sinaloa.

Al respecto, el secretario de la Defensa se limitó a reconocer que un grupo de militares fue retenido mientras resguardaba una cisterna que distribuía combustibles. La prensa internacional criticó las acciones del Gobierno de López Obrador en el caso del hijo de “el Chapo”, mientras que en la redes sociales se dividieron los comentarios a favor y en contra del Presidente de México.