El reconocimiento del genocidio armenio por parte de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, es una victoria moral para Ereván, capital de Armenia y un balde de agua fría para Ankara, capital de Turquía.

El reconocimiento del genocidio armenio por la Cámara de Representantes de Estados Unidos, al tiempo de ser una victoria moral para Ereván, es un jarro de agua fría para Ankara, el socio díscolo de la OTAN, al que Washington quiere reincorporar a su disciplina. 

El voto sobre el reconocimiento del genocidio en Washington se produjo minutos antes de que la Cámara Baja estadounidense aprobara sanciones contra Turquía por su ofensiva contra las milicias kurdas Unidades de Protección del Pueblo (YPG) en el noreste de Siria.

El texto de la resolución fue presentado a principios de año, pero su aprobación se demoró meses y coincidió con la nueva escalada de las tensiones entre EU y Turquía debido a la situación en Siria.

Y si antes las autoridades estadounidenses eludían incluso utilizar la "palabra tabú" genocidio al referirse a los acontecimientos de 1915, la política turca en Siria hizo que la situación diera un vuelco.

 

DOS PÁJAROS DE UN TIRO

Para el conocido analista armenio Hayk Khalatyan, la decisión tiene un claro cariz político y está relacionada con "la situación en Siria y las acciones contra los kurdos" que despertaron "ánimos antiturcos" en el Congreso y en la Casa Blanca.

Eso explica, según el experto, la razón por la que la Administración de Donald Trump no se posicionó en contra de la decisión. 

Imagen del 24/04/2019, manifestantes con retratos de intelectuales armenios en una manifestación para conmemorar el 104 aniversario del asesinato en masa de armenios en 1915 por parte del Imperio Otomano. Foto: AP

"Es el primer presidente de EU en las últimas décadas, desde los tiempos de Ronald Reagan, que no prometió nada a la comunidad armenia, pero tampoco puso palos en las ruedas para que la decisión no se aprobara", dijo en declaraciones a Efe. 

 

LAS CONSECUENCIAS DE LA DECISIÓN

El paso dado por la Cámara Baja es de un valor simbólico y no traerá consecuencias prácticas, como la admisión de la historia por parte de las autoridades de la Turquía actual, opina el politólogo.

Al mismo tiempo, matiza que la resolución "jugará un papel importante" para abrir el camino hacia el reconocimiento de la tragedia armenia por otros países después de que lo hiciera "el Estado más poderoso del mundo". 

"Naturalmente, habrá también más roces entre Turquía y EU, aunque precisamente esas discrepancias fueron las que llevaron a la aprobación final de la resolución", recalcó Khalatyan. 

 

EL CABILDEO ARMENIO EN EU

La numerosa diáspora armenia en Estados Unidos llevaba décadas trabajando para conseguir el reconocimiento del genocidio, que a falta de una postura oficial, habían secundado de forma independiente 49 de los 50 estados que componen EU. 

La principal fuerza que lucha por la causa armenia en ese país es el Comité Nacional Armenio de Estados Unidos (ANCA por sus siglas en inglés), considerada la mayor y más influyente organización de la comunidad armenia de EU.

Muchos de los presidentes de Estados Unidos prometieron a los armenios, cuyo número en EU, según algunos cálculos, supera los dos millones, reconocer el genocidio, pero esas promesas siempre quedaban en palabras vacías. 

Una de las últimas "decepciones" de los armenios estadounidenses fue Barack Obama, entre cuyas promesas electorales en 2008 figuraba el reconocimiento del genocidio.

No obstante, en los discursos oficiales el entonces mandatario prefirió siempre definir la tragedia como "gran masacre" y no genocidio, término que siempre despertó fuertes críticas de Turquía. Pues asegura que las muertes masivas durante las deportaciones de los armenios en 1915 no fueron fruto de una política planificada de las autoridades.

 

TRUMP, AÚN SIN PRONUNCIARSE

Al mismo tiempo, fue Donald Trump el mandatario durante cuyo mandato EU dio el simbólico paso para allanar el camino hacia el reconocimiento del genocidio por otros Estados.

"Su Administración no puso ninguna pega a que fuera aprobada la resolución, a diferencia de otras", insistió el experto armenio. 

Aunque el propio Trump, quien hasta ahora emuló a sus antecesores al no usar la palabra "genocidio" para hablar de los sucesos de 1915, por el momento no hizo algún comentario sobre texto aprobado por la Cámara Baja de EU, controlada por los demócratas.

 

LA CAUSA ARMENIA EN EL MUNDO

Los armenios luchan por el reconocimiento del genocidio desde hace un siglo, pero hasta ahora su tragedia es reconocida oficialmente por tan solo una treintena de países.

El primer Estado en apoyar la causa armenia fue Uruguay, quien dio el histórico paso en 1965.

A eso le siguieron los reconocimientos de los europeos Francia, Alemania, Italia, Canadá y Rusia, y los latinoamericanos Argentina, Paraguay, Venezuela, Chile y Bolivia, entre otros.

La lucha de Armenia y su diáspora, parte de la cual surgió precisamente después del genocidio, no cesará con el reconocimiento estadounidense, pues el principal objetivo de esta milenaria nación es conseguir el reconocimiento turco para poder abrir una nueva página en la historia de ambos países.