Guaidó solicitó la ayuda para paliar la severa escasez de medicinas y alimentos que azota a los venezolanos. Maduro ha negado que exista una situación de emergencia humanitaria en Venezuela.

El líder opositor Juan Guaidó anunció el miércoles que el 23 de febrero se realizarán movilizaciones en toda Venezuela, incluidas concentraciones en los distintos puestos militares para exigir la Fuerza Armada que ignore las órdenes del presidente Nicolás Maduro de impedir el ingreso de la ayuda humanitaria.

"Iremos a cada uno de esos puestos a exigir que ingrese la ayuda humanitaria, que permitan ayudar y salvar vidas en nuestro país", dijo Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional y que en enero se declaró presidente interino en desafío a Maduro.

Guaidó solicitó la ayuda para paliar la severa escasez de medicinas y alimentos que azota a los venezolanos. Maduro ha negado que exista una situación de emergencia humanitaria en Venezuela y sostiene que todo es parte de un intento de golpe en su contra encabezado por Estados Unidos.

Las autoridades venezolanas bloquearon hace casi dos semanas el puente internacional Las Tienditas que enlaza la ciudad colombiana de Cúcuta y el poblado de Ureña, a unos 650 kilómetros al suroeste de Caracas.

En un sector aledaño a Las Tienditas se instaló un centro de acopio que habilitó el gobierno de Colombia. Los otros tres centros están en el estado brasileño de Roraima, en la isla caribeña de Curazao y en Miami.

"Señores de las fuerzas armadas tienen tres días... para ponerse del lado de la constitución, para seguir una orden muy clara del presidente encargado de la república y permitir que ingrese la ayuda humanitaria", expresó Guaidó.

Pese al apoyo de los jefes castrenses a Maduro, Guaidó repetidamente ha dicho que llegado el momento los militares retirarán su respaldo al gobernante socialista. También les ofreció a los militares un proyecto de ley amnistía a cambio de que restablezcan la Constitución, pero hasta el momento no se han dado reacciones contundentes.

Maduro, que cuenta con el apoyo de la cúpula militar, rechaza la entrada de alimentos y medicamentos procedentes mayoritariamente de Estados Unidos alegando que es "falso" que Venezuela exista una emergencia sanitaria y alimentaria. El gobernante sostiene que la solicitud de ayuda humanitaria es parte de un complot para justificar una intervención extranjera en el país y derrocarlo.

Poco después, la vicepresidenta Delcy Rodríguez ratificó que ante el anunció el gobierno de Curazao de "servir de centro de acopio para una supuesta ayuda humanitaria", se tomó la decisión de "suspender todo tipo de vuelo privado, comercial y traficó de embarcaciones". Además de Curazao, la suspensión aplica a las islas de Aruba y Bonaire.

Además, Rodríguez anunció que se someterá a revisión las relaciones con esos países.

Horas antes, el coronel Pedro Chirinos Dorante, quien se identificó como asesor militar adjunto a la misión permanente de Venezuela en Naciones Unidas, anunció en un video difundido en redes sociales que se declaraba en "desobediencia" contra el gobierno de Maduro.

Entre dos banderas, de Venezuela y la ONU, Chirinos Dorante ofreció su subordinación al "gobierno de transición" de Guaidó.

Como un acto de “traición” consideró el Ejército el pronunciamiento del coronel, y señaló al alto oficial de incurrir en violaciones a la constitución y el código orgánico de justicia militar.

Mal ejemplo y oportunista de oficio utilizando el uniforme como un medio para beneficio personal”, indicó el Ejército en su cuenta de Twitter, donde colocó una fotografía del oficial y el escrito “traidor” en letras rojas.

Chirinos Dorante es el cuarto alto oficial, sin manejo de tropa, que se rebela contra Maduro en menos de un mes, incluido el general de la Aviación Francisco Esteban Yánez Rodríguez, que laboraba en la Dirección de Planificación Estratégica de la Comandancia de la Aviación.

Sebastiana Barraez, periodista especializada en temas militares, descartó que los “goteos de pronunciamientos” puedan tener impacto en la fuerza armada porque dependen del liderazgo que los oficiales tengan en la institución.

Las declaraciones Chirinos Dorante se produjeron unas horas después del comunicado del ministro de Defensa, el general en jefe Vladimir Padrino López, que ratificó el respaldo de la fuerza armada a Maduro y descartó que los uniformados vayan a ceder a las presiones internacionales.

Sobre el papel que cumplirán los militares ante la llegada de la ayuda, Barraez dijo a The Associated Press que tiene dudas que los altos mandos permitan la entrada por las fronteras. Sin embargo, agregó que hay “mucho oficial en diferentes grados y sobre todo mucho subalterno” que tiene la intención y disposición de permitir el ingreso de los cargamentos de alimentos y medicamentos donados esencialmente por Estados Unidos.