Foto: Especial
Aldo Fasci, vocero de seguridad de Nuevo León, indicó que el penal de Cadereyta tiene déficit de custodios para la cantidad de reos que registra

Sobrepoblación, alta peligrosidad de los internos y con instalaciones no adecuadas para este tipo de reos, además de un déficit de custodios, son los problemas que enfrenta el Centro de Readaptación Social de Cadereyta, Nuevo León, donde se registraron disturbios que dejaron 16 presos muertos y al menos 30 heridos, además de un altercado entre guardias y familiares.

Aldo Fasci Zuazua, vocero de seguridad del estado, indicó que las autoridades mantienen el control del Cereso y se iniciaron las investigaciones por los incidentes violentos que se presentaron durante la madrugada del lunes 9 y la mañana del martes 10 de octubre.

“Se iniciará con todo detalle la investigación de los hechos, incluido desde luego la investigación completa de que es lo que sucedió, quienes participaron o quienes podrán ser procesados”.

“En este momento hay identificadas 54 personas que podrán ser procesadas por diferentes delitos. Es una situación delicada, sí, pero hay orden en el centro penitenciario, se tomaron las medidas que se tenían que tomar”, expresó el funcionario.

Los familiares de los reos fallecidos se enfrentaron con los guardias de seguridad, por lo que los custodios utilizaron gas de extintores para repeler las agresiones.

Fasci Zuazua informó que de los 16 reos muertos, 11 estaban presos por secuestro y crimen organizados y los otros cinco por diversos delitos graves violentos.

Lee la nota completa en Animal Político