Internet
Rubén Núñez, Francisco Villalobos, Aciel Sibaja, José Sánchez y María del Carmen López, entre los que optaron por centros particulares.

México.- Dirigentes de la sección 22 de la CNTE, quienes aseguran "luchar" por la educación pública en Oaxaca, optaron porque sus hijos estudien en escuelas privadas, en donde pagan colegiaturas que en algunos casos corresponde al sueldo promedio de maestros de base de la disidencia magisterial en la entidad.

Entre los principales líderes, como Rubén Núñez, Francisco Villalobos, Aciel Sibaja, José Elías Sánchez y María del Carmen López se decidieron por instituciones educativas particulares, donde sus hijos se codean con los de funcionarios estatales.

Esos dirigentes del magisterio disidente pagan colegiaturas mensuales que van desde más de mil 300 pesos, más diversas cuotas, hasta 4 mil 700 pesos, porque sus hijos cursen grados de primaria, secundaria y preparatoria en instituciones privadas, donde imparten clases ellos mismos o compañeros de su gremio.

Aunque varía cada caso, un sueldo promedio de un docente de la sección 22 es de al menos 3 mil 500 pesos a la quincena, incluso algunos maestros de primaria de este movimiento, consultados por MILENIO, precisaron que perciben 3 mil 400 pesos.

En el caso de Rubén Núñez, secretario general de la sección 22, su hija cursa actualmente la preparatoria en el Instituto Cumbres, el cual tiene un costo de inscripción de 5 mil 800 pesos y una colegiatura mensual de 3 mil 830 pesos por 10 meses de duración del ciclo.

Esa escuela, localizada en la capital pertenece al denominado consorcio educativo de la Universidad Anáhuac, la cual duplica el costo del bachillerato tanto por inscripción como por cada uno de los cuatro pagos que se tienen que acreditar durante el semestre.

Por su parte, Francisco Villalobos, secretario de Organización, optó porque sus dos hijos cursaran la primaria en la escuela Vicente Ferrer, la cual cuenta con un costo de inscripción de mil 450 pesos y una colegiatura mensual de mil 330 pesos por 10 meses que dura el curso.

Esa institución católica, localizada en el municipio de Juchitán de Zaragoza, de donde es originario Villalobos, también cobra diversas cuotas por concepto de papelería o seguro escolar, entre otras, por cada alumno que en suma superan los 800 pesos extra al pago de colegiatura.

Aciel Sibaja, secretario de Finanzas, no escatimó en recursos y determinó que sus hijos cursaran la preparatoria en una de las escuelas privadas más costosas de Oaxaca, donde también acuden hijos de varios funcionarios estatales.

En el Instituto Blaise Pascal el encargado de las finanzas de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación paga 4 mil 700 pesos por colegiatura mensual.

José Elías Sánchez, secretario de Asuntos Generales de la sección 22, también prefirió la educación particular para sus hijos, quienes fueron inscritos en la escuela Simone Beauvoir, en el municipio de Juchitán.

En esa institución Sánchez, residente de la primera sección de Juchitán, acreditó el pago de mil 400 pesos mensuales por 12 meses de duración del ciclo escolar, así como una inscripción de mil 400 pesos y solo 150 pesos más por concepto de seguro médico.

María del Carmen López Vázquez también es parte de los dirigentes sindicales que determinaron que sus tres hijos estudiaran en escuelas particulares.