Foto: Especial
El titular de Iberdrola afirmó que la decisión que ha adoptado el Gobierno mexicano podría afectar a todos los sectores de la energía, pero no sólo a ellos, sino que también puede afectar a los sectores industriales

El presidente de la empresa española Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, advirtió este miércoles que si la decisión que tome el Gobierno de México en su reforma eléctrica afecta a los accionistas de la compañía, lo analizarían y adoptarían “las medidas pertinentes”.

Sánchez Galán, durante la conferencia con analistas tras la presentación de los resultados del grupo, ha manifestado que las compañías no hacen la política energética, eso le corresponde al Gobierno.

El titular de Iberdrola afirmó que la decisión que ha adoptado el Gobierno mexicano podría afectar a todos los sectores de la energía -el petróleo, el gas y la electricidad-, pero no sólo a ellos, sino que también puede afectar a los sectores industriales, puesto que los costes de la energía “son fundamentales para la competitividad” de las industrias.

De hecho, manifestó que, en todo caso, todas las instalaciones de Iberdrola en México, “y la mayor parte están en manos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE)”, siguen trabajando con normalidad y han sido fundamentales para mantener el servicio durante el temporal de nieve que afectó en días pasados a México.

Preguntado por la situación en Brasil, indicó que en ese país, donde Iberdrola opera a través de Neoenergia, “el sector energético es muy estable y está bien controlado”.

Recordó que Brasil fue uno de los países que primero emprendió medidas para dar liquidez a las empresas distribuidoras y señaló que no espera ningún cambio en la política energética de ese país.

De hecho, el presidente de Iberdrola indicó que ayer el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, presentó un plan para la capitalización de la empresa eléctrica Eletrobras, y el mandatario brasileño insistió en su programa de privatización y en que se lleve a cabo a toda velocidad.