Foto: Especial
“La principal fuente de financiación de las parroquias tienen que ser las aportaciones de los fieles. Los fieles tienen que pagar el sueldo al cura y tienen que pagar las instalaciones, tienen que colaborar”, dijo un funcionario de la Conferencia Episcopal Española (CEE)

ESPAÑA.- La Conferencia Episcopal Española (CEE) hizo un llamamiento para que se realicen donaciones a la Iglesia en esta época de pandemia ya que tienen que “pagar el sueldo al cura” y porque “la Iglesia no vive del aire”.

La Iglesia recaudó en 2019 284.4 millones de euros ya con el 0.7 de impuestos, lo cual es un máximo histórico.

“La principal fuente de financiación de las parroquias tienen que ser las aportaciones de los fieles. Los fieles tienen que pagar el sueldo al cura y tienen que pagar las instalaciones, tienen que colaborar con su esfuerzo y también económicamente. Esa cultura la tenemos que plantear”, dijo el vicesecretario para Asuntos Económicos de la CEE, Fernando Giménez Barriocanal, el lunes 18 de mayo en una videoconferencia de prensa.

De acuerdo con las estimaciones de la CEE, antes de la pandemia, la Iglesia recaudaba mensualmente de media unos 20 millones de euros de las colectas ordinarias en las parroquias.

Si bien, desde que se decretó el Estado de Alarma, se dejaron de celebrar misas con público y no se ha pasado el cepillo. Estas recaudaciones se realizan sin control fiscal.

Giménez Barriocanal comentó que cuando un párroco explica a sus feligreses la situación, estos “caen en la cuenta de que la Iglesia no vive del aire” y entienden que hacen falta donaciones para “el mantenimiento de los espacios” o “el sueldo del cura”.

Por ello, ha pedido a los fieles que más allá de las donaciones puntuales, se “comprometan” a donar una cantidad periódicamente a su parroquia, al igual que están suscritos a plataformas de televisión o de música.

Según los datos del pasado mes de febrero, la Iglesia recaudó en 2019 284.4 millones de euros con el 0.7% del IRPF, su máximo histórico. En concreto se trata de 16,6 millones de euros más que el año anterior (un 6.2 por ciento más), según los datos de la asignación tributaria registrados a favor de la Iglesia en la Declaración de la Renta 2019, correspondiente a la actividad económica desarrollada en 2018.