Foto: Especial
Las Iglesias que hay en el país acusaron que su libertad de expresión y su libertad religiosa está en riesgo con la iniciativa de ley que impide a los ministros de culto discriminar a las personas por su identidad sexual

CIUDAD DE MÉXICO.- Las distintas Iglesias que hay en el país señalan que su “libertad de expresión” y su “libertad religiosa” está en riesgo con la iniciativa de ley, promovida en la Cámara de Diputados, mediante la cual se impide a los ministros de culto discriminar a las personas por motivos de “identidad sexual” y “expresión de género”.

En un pronunciamiento dado a conocer este miércoles, las distintas Iglesias, a través de sus consejos interreligiosos estatales, aseguran que esta iniciativa “pone en riesgo la libertad de expresión de ministros y congregaciones religiosas que en uso de su derecho a la libertad religiosa expresan doctrinas y creencias desde la propia convicción de fe que están relacionadas con estos temas”.

De esta manera, rechazan abiertamente la iniciativa de reforma al artículo 29 de la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público, la cual intenta impedir a los ministros de culto “ejercer actos de discriminación con motivo de la identidad sexual o expresión de género de las personas”.

Esta iniciativa, promovida principalmente por la diputada de Morena Reyna Celeste Ascencio, no tomó en cuenta el punto de vista de las Iglesias, por lo que ahora éstas piden tener un “diálogo” con los legisladores para que la reforma tenga “consenso”, señalan en su pronunciamiento los consejos interreligiosos de las 32 entidades federativas.

Y agrega el pronunciamiento que las “expresiones” que realizan los ministros de culto sobre la comunidad LGBTTTI “en ninguna forman tienen la intención de discriminar a ningún grupo y mucho menos a persona alguna, sino de manifestar las creencias y dogmas de fe”.

Asimismo, el documento señala que “la libertad de expresión es un derecho humano reconocido a toda persona y que los intereses particulares no deben restringir o censurar la libertad de ministros y congregaciones religiosas”.

Y sobre la “libertad religiosa” indica que es otro derecho humano fundamental “reconocido en nuestra Constitución y en los diversos tratados internacionales a los que México está vinculado”.

El pronunciamiento también señala que, de acuerdo con el censo poblacional del año pasado, “México es un país de creyentes donde el 92% de la sociedad profesamos una convicción religiosa”.

El documento fue dado a conocer en una rueda de prensa virtual, en la que participaron más de veinte representantes de los consejos interreligiosos estatales, en los cuales se aglutinan las diversas Iglesias, como la católica, las evangélicas, la anglicana, la judía, la mormona, la Hare Krishna, la musulmana, etc.

Todos estos representantes enfatizaron que los ministros de culto “no discriminan” a los miembros de la comunidad LGBTTTI, y que sus expresiones solo se basan en los textos sagrados de cada Iglesia.

El pastor Raúl Alberto Serrano, representante del Consejo Interreligioso del Estado de Puebla, aclaró:

“Las opiniones que externamos no son opiniones personales, sino que se basan en nuestros textos sagrados, como La Biblia. ¿Esto quiere decir entonces que La Biblia es discriminatoria?”.

Mientras que Javier Ramos Martínez, del Consejo Interreligioso de Tabasco, señaló que las Iglesias solo buscan promover los valores cristianos de la honestidad, el respeto, la solidaridad y la tolerancia.

Mientras que María Guadalupe Valencia recalcó que solo difunden los preceptos bíblicos, donde se estipula que los matrimonios deben darse solamente entre “varón y mujer”, pero que ahora, lamentablemente, “los principios morales se han ido deteriorando”.

Algunos participantes calificaron como una “ley mordaza” a la iniciativa de reforma promovida por la diputada Ascencio Ortega.

Finalmente, hicieron un llamado a los legisladores para abrir una “mesa de diálogo”, con el fin de que se escuche el punto de vista de las Iglesias antes de realizar la reforma a la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público.