ESPECIAL
Desde el 3 de abril de 2020, que inició la recepción de pacientes infectados con COVID-19, han sido atendidas 56 mil 815 personas, entre civiles, militares en activo y en situación de retiro

CIUDAD DE MÉXICO.- El Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) entregó a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) 6 mil 249 millones 397 mil pesos para reforzar las acciones de atención a la emergencia sanitaria por el nuevo coronavirus COVID-19, en el marco de la aplicación del Plan DNIII-E.

En una primera etapa, la Sedena recibió el 24 de marzo de 2020 un total de 4 mil 272 millones 380 mil 959 pesos, para la reconversión de hospitales, contratación de personal médico, la adquisición de equipo y material médico, reportó la dependencia en su segundo informe de labores.

Informó que una de las necesidades más apremiantes ante la contingencia provocada por el COVID-19 fue la adquisición de ventiladores, por lo que al 31 de julio de 2020, disponen de un total de mil 333 ventiladores, de los cuales, 975 fueron comprados por el Ejército y 358 por otras dependencias.

Indicó que para la administración y operación de las 116 instalaciones hospitalarias a su cargo, contrataron 5 mil 079 profesionales de la salud que se sumaron a los 5 mil 677 elementos del Servicio de Sanidad de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Asimismo, la Sedena señaló que la Fábrica de Vestuario y Equipo confeccionó 2 millones 906 mil 044 artículos de protección personal para el personal profesional de la salud que operó las instalaciones sanitarias bajo su responsabilidad, tales como cubrebocas, batas, zapatones y gorros quirúrgicos.

Además, afirmó se definieron áreas específicas para atender la pandemia y se reorganizó al personal para otorgar atención eficaz y eficiente a pacientes con COVID-19.

“Para llevar a cabo la reconversión de las instalaciones hospitalarias, una de las tareas más importantes realizadas fue la instalación de red de gases medicinales, elemento indispensable para el funcionamiento de las unidades operativas reconvertidas”, destacó.

En una segunda etapa, el 15 de abril de 2020, la Sedena recibió del Insabi un presupuesto adicional de mil 977 millones 016 mil 065.00 pesos, que destinó para la reconversión de 580 camas de terapia intensiva en 19 hospitales militares.

Reveló que desde el 3 de abril de 2020, que inició la recepción de pacientes infectados con COVID-19, han sido atendidas 56 mil 815 personas, entre civiles, militares en activo y en situación de retiro, así como sus derechohabientes, en los hospitales administrados por el Ejército.