AP
Confía en la “inmunidad natural de los brasileños”

BRASILIA, BRA.- A medida que aumenta la incidencia del COVID-19 en el país más grande de Latinoamérica, el presidente brasileño Jair Bolsonaro insiste que se trata de un problema menor y pasajero y que las medidas drásticas para contenerlo son innecesarias.

Bolsonaro afirmó que su respuesta a la enfermedad es similar a la de su colega estadounidense Donald Trump, pero el mandatario brasileño ha ido más allá, al catalogarla como “gripecita” y al decir que los gobernadores de los estados cometieron verdaderos crímenes al tomar medidas enérgicas para contener la pandemia. Los casos confirmados de COVID-19 en Brasil se acercan a los 4 mil, las muertes superan el centenar.

Joao Doria, gobernador de Sao Paulo, encarna el malestar de las autoridades locales y regionales del país con el Presidente, a quien acusan de menospreciar el COVID-19 e incitar a la población a retomar su vida normal; estimó que Bolsonaro “no está en plenas facultades mentales para poder liderar el país”.