La monarca dijo que hubiera preferido que los duques de Sussex permanecieran como miembros de la realiza a tiempo completo

La reina Isabel II aceptó este lunes conceder al príncipe Harry y Meghan Markle su deseo de una vida más independiente para mudarse a tiempo parcial a Canadá.

Apuntó que hubiera preferido que los duques de Sussex permanecieran como miembros de la realeza a tiempo completo, pero respeta el deseo de una vida independiente.

La reina dijo que se había "acordado que habrá un periodo de transición en el que los Sussex pasarán tiempo en Canadá y el Reino Unido". La reina dice que todavía hay problemas por resolver, pero quiere que se haga en cuestión de días.

 

El personal de la familia real indicó que la reina había convocado a su nieto Enrique, al hermano mayor de este, el príncipe William, y a su padre, el príncipe Carlos, para que acudieran más temprano este lunes a una reunión en Sandringham, ubicado a 160 kilómetros al norte de Londres.

La reunión es un reflejo del deseo de la reina para contener las repercusiones de la decisión de Harry y Meghan de “retirarse” como miembros prominentes de la familia real, trabajar para ser económicamente independientes y dividir el tiempo que pasarán entre Reino Unido y Norteamérica.

El 8 de enero, el duque y la duquesa de Sussex anunciaron que se apartarán como miembros principales de la familia real británica, ya que trabajarán para ser "financieramente independientes"; La pareja, conocida como los duques de Sussex, el anuncio fue hecho sin informar antes a la reina o a otros miembros importantes de la realeza.