En la cima. Vergara gustaba de incursionar en varios rubros, como el cine y el futbol, incluso fue dueño de Chivas. Fotos: Especial
Antes de forjar una exitosa carrera de negocios incursionó en varios sectores, pues desde muy joven empezó a trabajar

CDMX.- Jorge Vergara no siempre fue el empresario prominente. Nacido en el seno de una familia de clase media, Vergara Madrigal tuvo que salir adelante antes de ser dueño de dos empresas millonarias: Omnilife y el Club Chivas de Guadalajara, de la primera división del futbol mexicano.

Tercero en una familia de cinco hijos, Vergara Madrigal siempre se caracterizó por tomar los retos como venían. A veces se precipitaba, pero jamás mostraba miedo.

Antes de lograr posicionarse como uno de los empresarios más prominentes del País, incluso llegando a aparecer en Shark Tank México junto a empresarios como Arturo Elías Ayub o Carlos Bremer, fue mecánico, traductor de textos, vendedor de carnitas en Guadalajara hasta hacerse con un establecimiento de comida europea.

Hijo de un administrador de empresas, a los 23 años de edad Vergara fue subdirector comercial de la empresa Casolar, que proveía calentadores solares. Sin embargo, ésta quebró en la década de los ochenta debido a la crisis económica por la que atravesaba México.

Vergara siempre tuvo hambre de más, por lo que emigró a Estados Unidos donde ingresó a la franquiciataria mexicana de Herbalife, al mismo tiempo de vender tacos de carnitas y tener un restaurante de comida española.

Tras el cierre de Herbalife México y trabajar un tiempo en Estados Unidos, fundó –junto a otros dos socios– Omnitrition USA, una empresa similar a Herbalife, en la que se ofrecían productos para que la gente mejorara su salud.

Los primeros que pusieron en el mercado fue un té para bajar de peso y una vitamina líquida.

Era 1989 y arrancaba el proyecto más redituable en su vida, del que se hizo dueño único cinco años después, ya bajo el nombre de Omnilife.

Visionario. Con sólo 23 años, el tapatío se convirtió subdirector comercial de la empresa Casolar.

INCURSIÓN EN EL FUTBOL

Vergara se convirtió en uno de los empresarios más prósperos de México y en 2002 compró al Club Deportivo Guadalajara, al adquirir las acciones de los socios por un monto total de 260 millones de dólares. Fue entonces que su imagen se potencializó en México y Estados Unidos.

En poco más de 17 años, guió a las Chivas a dos títulos de Liga (Apertura 2006 y Clausura 2017), dos de Copa, una Supercopa y una Liga de Campeones de la Concacaf.

En el año 2003, incursiona en el mercado deportivo extranjero y adquiere el Club Saprissa de Costa Rica.

Para agosto del mismo año, funda el Club Chivas USA en la Mayor League Soccer (MLS) de Estados Unidos.

En 2011 vendió al equipo tico, mientras la MLS “desapareció” a Chivas USA en 2014 tras la venta del club de Vergara a la liga de EU.

En 2016, participó en el programa Shark Tank México, donde junto a varios empresarios más, apoyaban a distintos concursantes con sus propuestas. Salió del programa en 2018, tras 2 temporadas como participante.

SOCIO DE CUARÓN Y DEL TORO

Otra de sus pasiones fue el cine, en el que incursionó por primera vez en 1999 produciendo “Y tú mamá también”, de Alfonso Cuarón.

Además de esa cinta, entre otros de sus trabajos destaca “El espinazo del diablo”, de Guillermo del Toro, así como “Crónicas” y “La muerte de Richard Nixon”.

También la hizo de mecánico,  vendedor de carnitas y traductor de textos antes de fundar su mayor proyecto: Grupo Omnilife.