Foto: Hector García
El obispo de Saltillo dijo que el menor fue victima del estado de descomposición social que se vive en la actualidad

Tras lamentar los hechos ocurridos en Torreón en el Colegio Cervantes donde el menor José Ángel se suicidó luego de disparar con un arma de fuego contra su maestra y sus compañeros, el obispo de la Diócesis de Saltillo, monseñor Raúl Vera apuntó que el menor fue victima del estado de descomposición social que se vive en la actualidad.

“Este signo que acabamos de ver nos da un mensaje a todos, esta sociedad está hecha trizas y ha sido hecha trizas a favor del dinero…Esta sociedad no está haciendo nada desde las políticas públicas, han dislocado y han desbaratado los derechos que tenemos como seres humanos, entonces en realidad la mente y el corazón de quienes están decidiendo el rumbo de la estructura social en que vivimos están movidos por el dinero”, apuntó.

En este sentido el religioso sostuvo que esto orilla a las cabezas de familia a no dedicarle el tiempo necesario a los hijos para inculcarles valores morales y civiles para conformar una sociedad plena y que actué en el marco del respecto de los derechos de los demás.

“Esto hace que la familia no tenga tiempo para atender a sus hijos y después cuando llegan de la escuela a su casa no se ven con sus papás, porque sus papás andan de aquí para allá, por los horarios que les ponen a las y los trabajadores, de manera que nunca pueden estar con sus hijos”, agregó.

Aseguró que los hechos ocurridos en Torreón a los que calificó como inauditos, son hablan de un ambiente en una sociedad falta de sentido humano y amor por los demás.

“No hay otra explicación, un niño de once años sabiendo manejar armas y además teniendo la habilidad que tuvo sabiendo a donde tirara para destrozar la vida, esto es inaudito. Muchas veces como no hay atención para el hijo pues el busca la manera de entretenerse y donde encuentra eso, pues lo encuentra muchas veces en la televisión, en las series o lo encuentra en el iPad quizá”, manifestó.

Añadió que el hecho de activar revisiones de “Mochila Segura” en todo el estado y la pretensión de las autoridades de hacerlo a nivel federal, habla de una sociedad al borde del resquebrajamiento. “Es un dolor muy grande el que yo siento, y ya el hecho de que tengan que poner perros y este tipo de cosas ya refleja la calidad de sociedad que tenemos”, concluyó Monseñor Raúl Vera.