Foto: Especial
La ASF dio a conocer que el acuerdo tiene como objetivo fortalecer el uso adecuado de la ayuda, particularmente la que ejerza la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Amexcid)

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) y la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) firmaron un convenio de colaboración para facilitar la fiscalización de los recursos que el gobierno de México entregará como apoyo a países de Centroamérica.

La ASF dio a conocer que el acuerdo tiene como objetivo fortalecer el uso adecuado de la ayuda, particularmente la que ejerza la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Amexcid).

Suscribieron el convenio el canciller Marcelo Ebrard, la directora ejecutiva de Amexcid, Laura Elena Carrillo; el auditor superior, David Rogelio Colmenares, y Víctor Manuel Andrade, titular de la Unidad de Asuntos Jurídicos.

Tiene vigencia de dos años y facilitará la práctica de auditorías y fiscalización de las operaciones del Fondo de infraestructura para Países de Mesoamérica y el Caribe que involucren el ejercicio de recursos públicos.

Ebrard garantizó el compromiso de ejercer este dinero con eficiencia y absoluta transparencia, incluyendo el destinado a la cooperación internacional; cabe recordar que el Plan de Desarrollo para Centroamérica invertirá 100 millones de dólares en programas de desarrollo en Honduras, Guatemala y El Salvador.

El auditor superior reiteró que el objetivo de la ASF es preventivo para fortalecer el uso eficiente, eficaz y trasparente de los recursos, sobre todo de este programa, el cual “marca un hito en las relaciones de México con los países beneficiarios de Centroamérica”.

La SRE destacó que mediante el Fondo de Infraestructura, la Amexcid otorga apoyos financieros con el objeto de contribuir al desarrollo económico, social e institucional de las regiones de Mesoamérica y el Caribe.

SOLICITUDES A COMAR

En lo que va de 2019, la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) ha recibido 48 mil 254 solicitudes, es decir, 61.4 por ciento más que en 2018, cuando registró 29 mil 631, de acuerdo con la Secretaría de Gobernación.

De las peticiones de este año, 23 mil 64 son de personas provenientes de Honduras; 6 mil 671, de El Salvador; 5 mil 371, de Cuba; 4 mil 882, de Venezuela; 2 mil 876, de Haití; 2 mil 361, de Guatemala; mil 722, de Nicaragua; 336, de Colombia; 290, de Brasil; 189, de Chile, y 492, de otros países.

Además, de 2017 a 2019 se incrementó la tasa de reconocimiento a las personas que solicitaron la condición de refugiados y protección complementaria, al pasar de 64 por ciento a 85 por ciento.

La Comar registró que de 2013 a agosto de 2019 se resolvieron 26 mil 882 solicitudes de un total de 108 mil 157. De éstas, 13 mil 784 personas son reconocidas como refugiadas y 4 mil 268 cuentan con Protección Complementaria.

Hace unos días, Andrés Ramírez, titular de la Comar dijo que son insuficientes los 27 millones de pesos proyectados para este organismo para el próximo año.

Consideró que a partir del incremento en el flujo migratorio que se registró a finales del año pasado, la cifra de solicitudes aumentó, lo que implica un mayor uso de recursos económicos y humanos.

RESCATE DE 45 MIGRANTES

Elementos de la Policía Federal auxiliaron a 45 migrantes de origen centroamericano que viajaban en condiciones de hacinamiento y con signos de deshidratación en camioneta por una carretera de Veracruz.

En el kilómetro 029 + 400 del Camino Nacional, tramo Nuevo Teapa–Cosoleacaque, los efectivos detuvieron el vehículo tipo redilas para una revisión de rutina, como parte de sus funciones de seguridad y vigilancia.

“En una carretera de Veracruz, elementos de la Policía Federal auxiliaron a 45 migrantes de origen centroamericano que eran trasladados en condiciones de hacinamiento y con signos de deshidratación en el área de carga de una camioneta”, dio a conocer la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana mediante un comunicado.

El conductor y su acompañante no presentaron documentos de identificación, por lo que al hacer una inspección más exhaustiva a la unidad detectaron que en la parte destinada a la carga viajaban extranjeros, entre ellos menores de edad, originarios de El Salvador, Guatemala y Honduras.

Los migrantes fueron trasladados a las instalaciones del Instituto Nacional de Migración para recibir atención consular, a fin de que, tras el reconocimiento de su nacionalidad, se les otorgue el retorno asistido.

En tanto, el chofer y su acompañante quedaron a disposición del Agente del Ministerio Público Federal para deslindar responsabilidades. La migración aumentó en México desde octubre de 2018, con la llegada de caravanas con rumbo a Estados Unidos. 

(Con información de: Silvia Arellano, Verónica Díaz, Julio Navarro)