Ana Serradilla confesó que nunca había visto la cinta protagonizada por Roberts. / ARCHIVO
Ana Serradilla y Carlos Ferro protagonizan la nueva versión de un clásico del cine norteamericano, esta nueva versión ahora es dirigida por Celso García para Sony México; a la par, el elenco original de la estrenada en 1997 se reunió 22 años después para Entertainment Weekly

En 1997, Julianne Potter era una crítica neoyorkina de restaurantes que se encontraba perdidamente enamorada de su mejor amigo, Michael O’Neal, quien un buen día le confiesa que va a casarse con su novia, Kimberly Wallace. Junto a su mejor amigo homosexual, George, Julianne decide evitar la boda a toda costa y robarse al novio. Esa fue la historia de la cinta que hace 22 años conquistó a todos los fanáticos de las comedias románticas en todo el mundo, de la mano de sus protagonistas Julia Roberts, Cameron Diaz, Dermot Mulroney y Rupert Everett.

En aquel entonces “La Boda de mi Mejor Amigo” recaudó más de 300 millones de dólares en taquilla, lo que significó entregar siete dólares por cada uno invertido en su producción, y se colocó en el lugar 462 de las cintas más exitosas de todos los tiempos. Ahora, si bien el clásico del cine norteamericano es una tradición en fechas como el Día del Amor y la Amistad, algunos pensaron que el estreno de remake con un toque mexicano sería también una gran idea para este próximo  jueves 14 de febrero.

Esta reversión del filme estará protagonizado por Ana Serradilla, Natasha Dupeyrón, Carlos Ferro y el español Miguel Ángel Silvestre, mientras la dirección corre a  cargo de Celso García y es producida por Sony México. La historia ahora nos hablará de una bloguera culinaria con miedo al compromiso, y si en la cinta original una de las escenas claves era a bordo de un bote, ahora será un muelle y dándole un mayor peso a las primas, dejándole esa responsabilidad a Mónica Huarte y Minnie Wets.

Contrario a lo que se imagina el público, Ana Seradilla confesó durante la alfombra roja de la cinta que nunca había visto la película de Julia Roberts; sin embargo, cuando le presentaron el proyecto se emocionó por volver a realizar una comedia romántica para la pantalla grande. “El personaje ahora es una crítica gastronómica con miedo al compromiso. La película original nunca la había visto, así que llegué sin prejuicios”.

Por otro lado, su coprotagonista aseguró que era algo que esperaba con el corazón desde hace bastante tiempo“Creo que soy un consentido del universo o de Dios, porque un día le dije a Silvia Navarro: ‘como que tengo ganas de hacer una comedia romántica’. Así empecé con esta sensación de querer hacer algo distinto, tenía esta espinita, y de repente surge la posibilidad de hacer el casting. Me llaman y me dicen que harán la versión de ‘La Boda de Mi Mejor Amigo’ y dije: ‘madres, ahí está’”, contó emocionado al portal Al Día Dallas.

“Tenemos un gran respeto a la (cinta) original, mucha admiración, y disfruto tener esa estructura de guión que funciona tan bien. Es una película para ir en familia pero cuando termina te deja el corazoncito como para enamorarte”, dijo el español Miguel Ángel Silvestre.

Secuela. Los actores que protagonizaron la cinta en 1997 se ha plantearon una secuela que no fue aprobada. / ARCHIVO

JUSTO A LOS 22 AÑOS

Pero este remake más que llegar con fuerza, llega rodeado de polémica, pues las comparaciones con la versión de 1997 y con los emblemáticos actores originales no han parado. Además, justo a principios de febrero los protagonistas originales posaron para la portada de la Revista Entertainment Weekly en un set donde simulaba un salón de fiestas, permitiéndole al elenco recordar anécdotas durante la filmación que tuvo lugar en el verano de 1996 en Chicago.

Tanto Julia Roberts como Cameron Diaz estuvieron presentes, incluso Julia comentó que la escena donde se sintió más auténtica fue cuando le dice al personaje de Dermot: “Escógeme. Déjame hacerte feliz”, recuerda. “Solo esa línea: eso es tan breve, dulce y significativo”, explicó la ganadora del Oscar.

Por su parte, Cameron confesó que estuvo a punto de rechazar el papel pero cuando se dio cuenta que trabajaría al lado de Roberts, no dudó en formar parte. “La gente se acerca y me dice: ‘¡La boda de mi mejor amigo!’ Y yo digo, ‘Aww ‘, cuenta Diaz. “Es solo esta sensación de alegría. Lo aprecio mucho”.

Archivo

Hace seis años, Dermot Mulroney habló de la posibilidad de una secuela para el sitio Variety. “Creo que todos lo quieren. “¡Lo quiero! Julia y yo hablamos de eso recientemente, y ella pensó que sería una idea increíble”. De hecho se llegó a plantear una segunda parte llamada “El Divorcio de mi Mejor Amigo”; sin embargo, el productor Jerry Zucker descartó de inmediato la idea.

LA POLÉMICA:

> A días de su estreno, el remake mexicano se ha convertido en tema de conversación en la última semana.

> Primero, gracias a una peculiar coincidencia: el reparto de la película original se reunió a 22 años de que la producción fue lanzada en cines de todo el mundo.

> Segundo, debido a un cartel publicitario con un desafortunado discurso sexista, pues en él puede leerse la frase “Las primas fresas y zorras”. El anuncio no pasó desapercibido en redes sociales y la actriz Karina Gidi lanzó una crítica, a la que se sumaron decenas de voces.

> Hasta el momento la productora de la película no ha dado respuestas sobre la campaña publicitaria, ni las actrices en el promocional han dado declaraciones al respecto.