Márquez aseguró que piden los más altos estándares sanitarios. | Foto: Especial
La secretaria de Economía apuntó que en las pláticas con Estados Unidos se busca que la reapertura no afecte a la salud en México

CDMX.- Después del COVID-19 se tendrá que “reconstruir la cadena productiva”, aseguró la secretaria de Economía, Graciela Márquez, quien dijo que en la pláticas con Estados Unidos y Canadá se priorizó que la apertura no afecte la salud de México, por su parte las automotrices están listas para el arranque, pero esperan que cubrir con los protocolos indicados por la autoridad. 

La secretaria de Economía señaló que con la entrada en vigor del Tratado México, EU y Canadá el reordenamiento debe ser “cauto y por ello pedimos los más altos estándares sanitarios a las empresas que se van a incorporar a la lista de esenciales”. 

Señaló que es indispensable la reapertura de la industria automotriz, y probablemente será el sector que “más ajustes va a tener que hacer, tanto por el contenido regional como el contenido laboral, que son dos características nuevas del tratado. Con Estados Unidos hemos acordado tener unos regímenes de transición, pero hay reglas nuevas que entran el 1º de julio”.

Márquez, recordó que con la aparición del COVID-19, las líneas de proveeduría de México hacia Estados Unidos “empezaron a perturbarse. Veníamos en un proceso en el que estas cadenas se iban rompiendo. En el momento en que China empezó a articularse, a Estados Unidos y Canadá les interesaba tener la cadena de proveeduría muy sólida”. 

Por su parte, al menos 25 plantas armadoras del sector están en vilo por el reinicio de operaciones una vez publicados los lineamientos de cara a la nueva normalidad que impuso la pandemia en México.

“Ya estamos listos, pero el arranque depende de cada empresa, al cubrir los protocolos que requiere la autoridad para el comienzo de producción", explicó Miguel Elizalde, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones.


Acuerdan transporte seguro y pruebas rápidas

Por otra parte, integrantes del gobierno federal y 12 gobernadores de estados (entre ellos Coahuila) donde opera la industria automotriz, acordaron la reapertura de estas actividades aún con la presencia del virus, al mismo tiempo que se garantizará un transporte seguro para los trabajadores, pruebas rápidas y se reforzará la colaboración entre la Federación y las entidades.

Durante una reunión que presidió la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, las autoridades también pactaron que la vigilancia para el cumplimiento de los protocolos de salud de las empresas.

Asimismo, las empresas tendrán que entregar protocolos de retorno saludable para cuidar a trabajadores y evitar riesgos de rebrote de contagios. 

Con información de Agencias