Juan Francisco Niño Ramírez fue protagonista de grandes historias de la lucha libre local. Cortesía
Se caracterizó por manejar bien sus actuaciones dentro del encordado, profesión que logró ejercer con gran profesionalismo, ganándose el respeto y admiración tanto de los luchadores

Uno de los personajes icónicos de la lucha libre saltillense y que formara parte del selecto grupo de referís, José Francisco Niño Ramírez, dejó de existir al no soportar una larga batalla contra la diabetes y que poco a poco fue mermando su salud.

Paco Niño, como se le conoció en el mundo del pancracio, falleció a los 54 años de edad, formó parte de una exitosa generación de esta clase de personas que impartieron la ley dentro del cuadrilátero.

Su vida siempre estuvo ligada con la lucha libre, su padre y hermanos se dedicaron a la promoción del deporte, desde una corta edad comenzó a gustarle todo lo relacionado con el mudo del pancracio.

Francisco Niño, se caracterizó por manejar bien sus actuaciones dentro del encordado, profesión que logró ejercer con gran profesionalismo, ganándose el respeto y admiración tanto de los luchadores, como la fanaticada que se reunía en las diferentes arenas de la localidad.

Paco Niño tuvo memorables actuaciones, desde su presentación como réferi, hasta convertirse en vendedor de artículos relacionados con la lucha libre, también fue programador y auxiliar de empresas.

Cabe destacar que, a pesar de una deficiencia en su pierna derecha, no fue impedimento para alcanzar grandes logros, en sus actuaciones como impartidor de justicia, en luchas de clase nacional e internacional.

La enfermedad que padecía lo postró en una silla de ruedas, pero nunca lo venció, hasta que el día de ayer, finalmente perdió la última caída, donde él le tocó ser protagonista y ceder ante la muerte.

Tras su fallecimiento, el respaldo de sus amistades no se hizo esperar, uniéndose a esta enorme pena que embarga a su viuda Carlota Hilda Monjaraz de León y sus hijos.