Cierre. Con este concierto concluyeron la serie uno de la temporada 2019, aunque continuará actividades en verano. Foto: Marco Medina
La OFDC continuará con actividades durante el verano

Inspirado en los ritmos tribales de la música afroamericana que escuchó de un estudiante, Antonin Dvorak compuso su 9na Sinfonía “Nuevo Mundo” como un encargo para Filarmónica de Nueva York en 1893.

El autor checo aseguró en ese momento que la música de los Estados Unidos debía fundarse en estos llamados “melodías negras” y que los compositores debían voltear su atención a ellas.

Aunque tal cosa no llegó a pasar, al menos no de la forma en que él lo esperaba, su obra es una de sus más populares creaciones y la Orquesta Filarmónica del Desierto culminó la serie uno de su Temporada 2019 de conciertos con ella el pasado jueves 6 de junio.

La interpretación de la sinfonía, ubicada en la segunda mitad del concierto, fue bien recibida por el público y el desempeño del director, Natanael Espinoza, fue reconocido por los miembros del conjunto quienes lo llamaron nuevamente a escena al término de la pieza.

La primera mitad incluyó la Marcha Húngara de “La Condenación de Fausto” de Héctor Berlioz, con la que abrieron el concierto, seguida del Concierto para piano no. 21 de Mozart, donde contaron con la participación del pianista Antonio Manzo D’Nes.

La OFDC continuará con actividades durante el verano, además de sus conciertos didácticos en escuelas locales con participaciones en el Festival Internacional de Guitarra de México, el Encuentro de Arte Vocal Artescénica y otros eventos más.