El equipo campeón debe ejecutar un buen plan de contratación en la ‘agencia libre’ de su propia plantilla. AP
El tope salarial aún no se ha finalizado, pero como referencia, se fijó en 198.2 millones en 2020

TAMPA.- Ahora que el confeti se ha asentado luego de la victoria de los Buccaneers en el Super Bowl LV, el trabajo comienza para intentar repetir en 2021 ya con más claridad sobre el estado financiero de la liga para el nuevo año.

El tope salarial aún no se ha finalizado, pero como referencia, se fijó en 198.2 millones en 2020, y con nuevos acuerdos de televisión en el futuro, los propietarios de la NFL parecen más inclinados a pedir prestado de años futuros en lugar de arriesgarse a una importante caída en el límite, lo que afectaría significativamente a la agencia libre.

Con aproximadamente 30 millones en espacio de tope salarial, la mayor prioridad de los Bucs es firmar a los suyos, incluso cuando otros agentes libres externos expresan su deseo de jugar con el mariscal de campo siete veces ganador del Super Bowl, Tom Brady. No será factible financieramente traer de vuelta a todos, ni darles a todos lo que quieren. Tendrán que reestructurar algunos acuerdos actuales, probablemente tomar prestado de años futuros y confiar en la capacidad de Brady para convencer a sus compañeros de equipo para que hagan sacrificios por el bien común. Podrán retener a varios de sus jugadores importantes.

Con la prioridad puesta en mantener en el equipo a pilares como los apoyadores Lavonta David y Shaquil Barret, así como el receptor Chris Godwin; los Bucs se concentrarán en las dudas.

EN DUDA

Rob Gronkowski, ala cerrada

El ex compañero de equipo de Gronkowski y analista de ESPN, Rob Ninkovich, predijo que Gronkowski no jugará en Tampa la próxima temporada, lo que sería una sorpresa basado en todo lo que sucedió durante el año pasado. Gronkowski salió de su retiro específicamente para unirse a Brady, uno de sus mejores amigos. Encontró un entrenador en Arians que le permite ser él mismo, algo que no tenía en Nueva Inglaterra y dijo que lo aprecia. También pasó toda la temporada y la postemporada sin perderse un juego y le ha dado crédito a Arians por ayudarlo a mantenerse saludable al darle “días de descanso de veterano”, algo que no había tenido anteriormente.

Gronkowski también está ahora muy cerca de su madre, Diane Walters, que vive en Fort Myers. El dinero y los elogios no son necesariamente la fuerza motriz de Gronkowski, que se retiró con 54 millones de dólares antes de que los Bucs cambiaran sus derechos y ganara 10 millones con los Bucs la temporada pasada, y tiene decenas de acuerdos de respaldo. En esta fase de su vida, se trata de equilibrio, realización personal, disfrute, su familia y su salud a largo plazo. Por esas razones, es difícil imaginarlo jugando en otro lugar que no sea Tampa Bay. Sin embargo, ya han ejercido la opción de quinto año sobre O.J. Howard para 2021, y le deben a Cam Brate 6.5 milones en 2021, aunque ha acordado aceptar un recorte salarial antes. Habrá que hacer concesiones aquí.

Antonio Brown, receptor abierto

Los Bucs le dieron una gran oportunidad a Brown al traerlo a su organización y valió la pena, dando un gran impulso a su ofensiva en un año en el que su amplio cuerpo de receptores estuvo plagado de lesiones. Incluso lideró a los Bucs con 49 objetivos en las últimas siete semanas de la temporada regular.

A pesar de perderse la segunda mitad del juego de playoffs contra Saints y el Juego de Campeonato de la NFC contra los Packers con lesión en la rodilla, las dos anotaciones de Brown empataron en el cuarto lugar más alto en la liga esta postemporada. Su versatilidad en el juego de pases cortos, intermedios y profundos proporcionó otra dimensión a la ofensiva.

Brown dijo justo después del Super Bowl lo agradecido que estaba de que Tampa Bay lo abrazara y que un regreso el próximo año “significaría todo”. Pasó la temporada con Brady, un mentor. Se le dio una severa advertencia de que, si se equivocaba un ves, se iría. Pero se comprometió con el concepto de equipo primero, se mantuvo muy concentrado en las prácticas y evitó ser una distracción.

¿Seguirá yendo en la dirección correcta sin la estructura de una temporada? El juicio por su demanda civil por agresión sexual se ha trasladado a diciembre de 2021, lo que podría afectar su disponibilidad si los Bucs lo traen de vuelta la próxima temporada. Esas son dos preguntas que tendrán que ser contestadas, pero Brady abogará por su regreso. Otro acuerdo de un año cargado de incentivos podría funcionar como el que tuvo el año pasado.

Ndamukong Suh, liniero defensivo

El veterano de 11 años continuó jugando a un alto nivel en 2020, representando 7.5 capturas principalmente en ausencia de Vita Vea mientras ganaba 8 millones. Teniendo en cuanta que ganó 9.25 millones en 2019, ha demostrado a estar dispuesto a aceptar menos, y considerando el historial de lesiones de Vea, necesitarán a alguien con alta durabilidad allí. A los Bucs les encantaría tener de regreso a Suh, de 34 años, si pueden conseguirlo al precio correcto.

POSIBLEMENTE NO REGRESARÁ

Leonard Fournette, corredor

Fournette ha dicho en numerosas ocasiones que jugar como suplente fue un gran desafío para él. Finalmente llegó a asumir ese papel antes de que Ronald Jones, quien lideró al equipo con 192 acarreos contra 97 para Fournette, sufriera una lesión en el dedo y fuera colocado en la lista de reservas/COVID-19. Fournette se hizo cargo, liderando la NFL con 448 yardas de scrimmage y cuatro anotaciones en la postemporada. Pero la única forma en que Fournette se quede es con un cambio en la jerarquía de corredores, y eso no parece probable. Jugó con un contrato de un año por valor de dos millones.