Foto: Especial
Clarise Thompson sobrevivió al brutal ataque de seis personas en Texas hace 38 años, hoy a sus 61 años cuenta su historia

Charise Thompson (61 años) fue violada, golpeada y torturada por una pandilla a la orilla de una carretera mientras que su hijo dormía en su automóvil.

La madre publicó en redes sociales lo sucedido 40 años atrás. Contó que fue en la carretera entre las ciudades Freer y Laredo, en el condado de Duval, Texas. El motivo por el cual lo escribió en las redes sociales fue porque quiere ayudar a otras víctimas de violencia sexual.

Charise narró que, al dirigirse a casa de su madre para celebrar el Día de Acción de Gracias de 1981, se detuvo en la carretera para cambiar una llanta desinflada, momentos después la pandilla de seis hombres la metieron a la parte trasera de una camioneta.

Ella recordó que los seis hombres la violaron en grupo e intentaron perforar sus tobillos para poder colgarla "como un juego salvaje". Al terminar con ella, los seis hombres la dejaron en la calle, no sin antes golpearla con un neumático y atropellarla antes de dejarla muerta. Tuvo que caminar muchas millas para encontrar ayuda en un pueblo.

Aunque tuvo lesiones, Thompson logró arrastrarse sobre sus codos por casi dos millas y media para poder regresar por su hijo, que aún dormía en el auto cerrado. La mujer terminó con los dientes rotos, 14 huesos quebrados (incluidas las dos piernas fracturadas) y lesiones internas.

Como una prueba de ese suceso, Thompson mostró una fotografía de su rostro ensangrentado después del brutal ataque. Foto: Especial

"Cuando estuve segura de que se habían ido, me arrastré 2 millas y media con las piernas y los codos rotos para ayudar a mi hijo. Lo primero que me preguntó el policía que viajaba en la ambulancia fue "¿Qué hiciste para que se enfadaran tanto"? Un médico del hospital dijo que no lograría sobrevivir. Cuando la policía llegó a mi auto, todavía estaba cerrado y mi hijo dormido en el asiento trasero".

Thompson que ahora tiene 61 años y vive con su marido veterano: "Esta es mi historia, esta es mi vida y la compartiré cada vez que pueda".

El día que violaron a Clarise era Día de acción de gracias. Foto: Clarise Thompson

"Tenemos que hablar de ello y seguir hablando hasta que no haya secretos, estigmas ni agresiones sexuales contra ningún hombre, mujer o niño", comentó.

"En 1981 fui atacada por un grupo de hombres mientras cambiaba un neumático al costado de la carretera en Texas. Me sacaron del auto por lo que siempre estaré agradecido ya que mi hijo de 4 años estaba dormido en el auto", dijo.

"Con 31 unidades de sangre, 17 semanas en el hospital, una histerectomía de emergencia y una serie de cirugías reconstructivas y rehabilitación física, a los 27 años fue duró, pero luché por superar las consecuencias. No fui su única víctima, sino la única sobreviviente. Solo uno fue arrestado pero fue liberado accidentalmente y nunca se le volvió a ver".

Thompson pasó cuatro meses en el hospital, pero cinco años después necesitó una histerectomía de emergencia y cirugías reconstructivas. Sin embargo, de la transfusión de sangre que le donaron obtuvo hepatitis C, motivo por el cual padeció una enfermedad hepática en etapa tardía.

Después de que fue operada, los doctores le detectaron hepatitis C, consecuencia de las transfusiones. Foto: Clarise Thompson

"Después de cientos de miles de dólares en tratamientos fallidos, mi cuerpo entró en remisión espontánea hace casi dos años y se ha mantenido" negativo "desde entonces, pero los problemas no fueron suficientes. Me quedé con arteritis temporal, como la peor migraña que he tenido, solo que es diario y nunca cesa".

"Otras complicaciones incluyeron una serie de accidentes cerebrovasculares que me pusieron en una silla de ruedas durante 13 años, me duelen los huesos y siempre puedo decir cuándo está cambiando el clima, junto con problemas con la tiroides, los intestinos y el daño al hígado que causó las cosas". Como la encefalopatía hepática.

Aunque el percance fue hace 38 años, Thompson quiere ayudar a otros a lidiar con el trauma de los ataques sexuales y se ofreció como voluntaria en un centro de crisis.

Desde entonces se mudó de Laredo a Cheyenne, Wyoming, donde vive con su esposo. Encontró paz y trabajó con Safehouse durante 12 años: "Fue en ayudar a otros a hacer esa transición de Víctima a Sobreviviente que encontré la mejor ayuda para mí y mi verdadera curación".

Clarise busca ayudar a las personas que han sufrido violaciones. Foto: Clarise Thompson

"Si ayudo a una persona a no sentirse tan sola o la alienta a contar su historia. Tenemos que sacarlo de la oscuridad y llevarlo a la luz, para eliminar el estigma de las mujeres a las que se les hace sentir culpables pero que no hicieron absolutamente nada malo ".