Foto: Fausto Lugo / Zócalo CDMX
Miles de personas han salido a marchar alrededor del mundo para exigir mejores condiciones de trabajo. Venezuela, México y Turquía.

 La celebración del primero de mayo es mundial, mientras unos celebraron, otros protestaron contra las medidas económicas y sociales que les están siendo impuestas y algunos más fueron reprimidos con gases lacrimógenos.

Decenas de miles personas participaron hoy en una marcha festiva por la Plaza Roja de Moscú con motivo del primero de mayo, organizada por los sindicatos oficialistas con el respaldo de Rusia Unida, partido del Presidente ruso, Vladimir Putin.

Las autoridades movilizaron a más de 355 mil policías y miembros de la Guardia Nacional en todo el país para garantizar la seguridad el orden público durante el festejo.

España y Grecia

En Grecia, miles se congregaron en el exterior del Parlamento griego mientras los sindicatos se preparan para afrontar las nuevas medidas de austeridad impuestas por los prestamistas internacionales.

Disturbios en París

Respecto a España, los dos principales sindicatos convocaron a marchas en más de 70 ciudades. UGT y CC.OO exigieron que el Gobierno español revoque las medidas que hacen más fácil despedir a trabajadores, y pidieron el aumento de salarios y pensiones. Mariano Rajoy envió un mensaje en Twitter donde agradeció a los trabajadores y aseguró que el Gobierno está trabajando para crear más empleos.

Marcha en España
Marcha en San Francisco. Foto: EFE

En Manila, Filipinas, activistas de izquierdas y obreros se manifestaron y celebraron ruidosas protestas exigiendo un aumento salarial y el final de los contratos temporales que privan a sus titulares de beneficios sociales

En Italia, en el municipio siciliano de Piana degli Albanesi, los sindicatos del  país se reunieron para reclamar trabajo y legalidad en una zona marcada tradicionalmente por la mafia. Además, en la ciudad de Turín, los manifestantes se enfrentaron a la Policía.

Manifestación en el Zócalo de la CDMX. Foto: La Jornada

Turquía también se unió a las protestas, la Policía detuvo a decenas de personas y empleó gases lacrimógenos para dispersar a cientos de manifestantes en Estambul que intentaron expresar su malestar con el Gobierno y el Presidente, Recep Tayyip Erdogan.

Unos 30 mil agentes de la Policía turca se encuentran hoy de servicio en Estambul, una ciudad con casi 15 millones de habitantes, mientras que varias avenidas de acceso al centro se encuentran cerradas al tráfico desde primeras horas de la mañana.

Migrantes, grupos marchan por derechos, contra Trump