Especial
Director del CCI llama a no convertirnos en una sociedad armada

Marco Zamarripa, director del Consejo Cívico de las Instituciones (CCI) Laguna, dijo que la nueva reforma que permite la legítima defensa en Coahuila podría fomentar que exista una compra legal de armas con el interés de protegerse.

Expuso que el incremento en el comercio legal de armas significa mayor circulación de armas en las calles, lo que consideró puede generar más violencia.

El Congreso de Coahuila aprobó una reforma al Código Penal para ampliar la figura de legítima defensa privilegiada, para que los ciudadanos puedan privar de la vida o herir a un extraño siempre y cuando éste tenga la intención de causar un daño a la persona, su familia o sus bienes dentro de la casa o negocio.

ES EL ESTADO QUIEN DEBE GARANTIZAR LA SEGURIDAD

Zamarripa señaló que quien debe garantizar se reduzcan los índices delictivos y un pleno estado de derecho es el estado, y no transferir esa responsabilidad a los ciudadanos.

“Creo que si bien el alza generalizada que tenemos de la violencia en el país puede orillar a que pueden gestarse propuestas como la de este tipo que buscan ampliar estos derechos, que permita a los ciudadanos portar arma, argumentando la legítima defensa, hay una línea delgada entre la legítima defensa y el posible exceso de esa legítima defensa. Como sociedad no deberíamos aspirar a convertirnos en una sociedad armada”, consideró Zamarripa.

La reforma de los congresistas coahuilenses del pasado jueves ha levantado mucha polémica, mientras un grupo lo ve como una opción de defensa, otros temen su impacto.

CRÍTICA

Dijo que no es una solución considerar que para bajar los índices delictivos se otorgue el derecho de privar de la vida o herir a una persona.

Deben agotarse otros mecanismos como el mejoramiento de las corporaciones y pidió se revise sí ha influido en la disminución de delitos.