Mientras Yolanda Andrade sigue peleando con Verónica Castro, su ex novia Montserrat le dio anillo de Tifanny & Co. a su novia, una modelo eslovaca

Mientras Yolanda Andrade anda de la greña con Verónica Castro, mujer con la que le puso el cuerno a Montserrat Oliver, ésta última está feliz de la vida y más enamorada que nunca, tanto que a pesar de que dijo que las bodas le parecen la cosa más cursi de la vida, acaba de pedirle matrimonio a su novia, la modelo Yaya Kosikova: "Odio las bodas con todas mis fuerzas, me chocan, es un evento que se me hace muy antiguo y estúpido", dijo en una entrevista, pero no todo fue negativo, además aclaró: "Me gusta que la gente se comprometa y que formen familias", y finalmente es lo que acaba de hacer. 

La pareja lleva cinco años junta y para celebrarlo, Montserrat se puso romántica y se atrevió a dar un paso más, pues le dio finalmente el anillo, de la prestigiosa marca Tiffany & Co. y además lo presumieron en sus redes sociales.

A pesar de que la conductora mexicana tiene relativamente poco que salió abiertamente del closet, ahora habla de frente y sin rodeos de lo que siente por su pareja, la modelo eslovaca que conoció en un evento en donde ambas modelaban: "En cuanto a nuestro compromiso, yo creo en el amor en general. Está muy padre que las dos hayamos hecho esta muestra de amor al comprometernos. Se siente más formal y, aunque yo siento que no necesitas un papel, es muy bonito dar un símbolo de amor como lo es un anillo de compromiso".

La historia de amor de estas mujeres hermosas arrancó en Nueva York, donde ambas se conocieron por amigos en común y además las dos formaban parte de una campaña de Tifanny & Co.: "Nos conocimos gracias a un proyecto que teníamos juntas de National Geographic, y por una amiga en común. Platicamos mucho, nos caímos muy bien, como nos conocimos en Estados Unidos me llevó a conocer unos lugares cercanos como Montauk y Los Hamptons y ahí me cayó el veinte. Y aquí estamos cinco años después​".

A finales del año pasado, Yolanda Andrade habló de la relación amorosa que tuvo con Montserrat Oliver, la cual duró 10 años y terminó cuando Oliver descubrió que le era infiel supuestamente con Verónica Castro.

En entrevista con Joaquín López-Dóriga, Yolanda Andrade detalló cómo fue el romance con Montserrat, que concluyó cuando quedó al descubierto su infidelidad.

"Yo la engañé y se me chispoteó; uno comete esos errores, fue una relación muy bonita, vivimos cosas importantes como cosas felices y viajes, despedidas de su familiares y de los míos, muertos en el camino, y en un momento de la relación, por convivir 24 horas, y trabajar juntas, y dormir juntas, y bañarnos juntas, todo hacíamos juntas, como que nos desgastamos y yo tuve una inquietud y pues sí, la engañé", explicó.
 
"Después le pedí perdón, bueno, me cachó, me ahorcó, me empezó a pedir la clave del teléfono, obvio no se la dí, preferí que me ahorcara, después se enteró con quién y más se enojó", comentó.
 
Joaquín López-Dóriga le preguntó a Andrade el nombre de dicha mujer, a lo que Yolanda respondió:

"Verónica, Verónica tu vecina; me la pasaba ahí; fue muy bonito también, y pues eso fue lo que sucedió; después Monstserrat me perdonó y tuvo otra relación", concluyó.

"¿Verónica mi vecina?...nunca me pasó ni por aquí…. Un gran personaje la Vero", expresó López-Dóriga.

Finalmente, Yolanda Andrade expresó que gracias al amor que hay entre ella y Montserrat Oliver, pudieron transformar su relación amorosa a una relación sólo laboral.

La historia de amor con Yaya

En la entrevista que Montserrat y Yaya le concedieron al medio, relatan que se conocieron de la manera más increíble y mágica. La conductora de “Mojoe” estaba muy deprimida por la muerte de su madre. Un día recibió un mensaje de WhatsApp de un número desconocido que decía: “Hi, I'm Yaya” y la foto de perfil era un oso polar. Se trataba de Yaya Kosikova, una fotógrafa y modelo eslovaca que trabajaba en Planeta Foto y que había sido agregada a un chat de amigos en común con Montserrat. 

Dichos amigos quedaron de reunirse en una exposición en Nueva York, fue entonces cuando Yaya y Montserrat se vieron por primera vez. Nuevamente Yaya tomó la iniciativa y la invitó a ir a Long Island para relajarse. 

A mediados del 2016 Yaya llevó a Montserrat Oliver a conocer a su familia en su natal Eslovaquia, y después Montserrat hizo lo mismo invitando a su familia a México para llevarlos a pasear a las pirámides de Teotihuacán.

Montserrat llamaba a su madre y a su abuela Yaya y ahora estaba frente a otra mujer llamada realmente así, que conoció de la forma más inesperada. “Parece que pasaron siglos… Ese día cambiaron nuestras vidas”, dijo la fotógrafa a la revista. Fue ese 7 de marzo de 2015 cuando las guapas modelos decidieron comenzar a compartir la vida y hoy están felices disfrutándose día a día.