Lodo y piedras complican rescate de tres mineros; reclaman qué hay falta de pagos a quienes laboran en rescate y a quienes ya fallecieron
La última noticia que hubo sobre los trabajos, fue que la mayor parte del agua ya había sido extraída de la mina; sin embargo, aún con ello no se han tenido grandes avances ni respuestas

Desde la tarde de este lunes, los pobladores de Rancherías que se encuentran instalados en el campamento a las afueras de Micarán, no han tenido mayores avances sobre el rescate de los tres mineros de los siete que el pasado viernes se quedaron atrapados luego de una inundación en la mina de carbón.

La última noticia que hubo sobre los trabajos, fue que la mayor parte del agua ya había sido extraída de la mina; sin embargo, aún con ello no se han tenido grandes avances ni respuestas.

De acuerdo con Carlos, uno de los brigadistas que ha participado en las labores de rescate, las actividades se han complicado debido a que en el nivel a dónde se ha logrado llegar, los estragos del lodo y las piedras no facilitan la reconstrucción de la mina que deben realizar para reforzar la seguridad y continuar trabajando para descender hacia el lugar donde están ubicadas las tres personas.

“Va para largo”, dice Carlos.

Sobre la versión de que se escucharon señales de vida, el minero aseguró que hasta hoy él no ha escuchado nada, y que esto genera expectativas para las familias.

Las otras cuatro personas que fueron extraídas de la mina tras el incidente, ya fueron sepultadas en sus respectivas comunidades, La Mota y Barroterán.

La comunidad donde se encuentran familiares y amigos de los que todavía se encuentran siendo rescatados, señalan que recientemente hubo inconformidades por parte de las viudas y esposas de los todavía no rescatados, entre quienes se encuentran mujeres que todavía no han recibido pagos ni ingresos, así como de otros mineros que han acudido a colaborar a las actividades de rescate.

Hasta ahora, la Secretaria del Trabajo y Previsión Social quien se encuentra en las mesas de trabajo en la mina de Micarán, no ha querido rendir ningún tipo de declaración ante la prensa y la comunidad, sobre lo que pudo haber ocurrido.

Esta institución federal que es dirigida por María Luisa Alcalde, es la que se encarga de realizar verificaciones constantes a estos centros de trabajo, así como identificar si existen condiciones adecuadas para que los mineros realicen sus labores fuera de la clandestinidad que se ha denunciado, abunda en minas y pozos de carbón de la región.