Foto: Tomada de Internet
Alejada de los escenarios por apoyar la vida política de su ahora ex esposo, la llamada “Gaviota” no descarta volver en breve al mundo de las telenovelas

Angélica Rivera celebra este 2 de agosto su cumpleaños número 50 disfrutando de la soltería tras su divorcio de Enrique Peña Nieto, ex presidente de México.

Tras convertirse en ex Primera Dama de México y poco después de confirmar su divorcio con el ex mandatario, es como la actriz llegará a los 50 años de edad.

Alejada de los escenarios por apoyar la vida política de su ahora ex esposo, la llamada “Gaviota” no descarta volver en breve al mundo de las telenovelas, mismas que la encumbraron por más de dos décadas en el mundo entero.

Angélica Rivera Hurtado nació el 2 de agosto de 1969 en la Ciudad de México, es hija del doctor Manuel Rivera Ruiz y de la señora María Eugenia Hurtado Escalante. Angélica creció al lado de sus cinco hermanas (Carolina, Maritza, Adriana y Eliza) y de su hermano, Manuel.

Angélica Rivera debutó como modelo en 1987, cuando tenía 17 años. Una de sus primeras apariciones fue en el video Ahora te puedes marchar, sí, uno de los grandes éxitos de Luis Miguel.

Para 1988 Rivera se convirtió en la conductora del programa TNT, un show en donde presentaban videos y tenían artistas musicales como invitados. La joven conducía el programa con Martha Aguayo

La dupla Rivera-Aguayo también fue seleccionada para hacer la entrega de los premios Heraldo de México, un galardón que reconocía a lo más destacado en la música, deporte, actuación, cine y televisión.

Luego de esta participación en televisión, Angélica Rivera incursionó en el mundo de las telenovelas. Su primera actuación fue como la estudiante María Inés, en Dulce desafío (1989), junto a Adela Noriega y Eduardo Yáñez. 

Poco a poco, Angélica fue participando en diversas telenovelas con roles secundarios; Simplemente María (1989) y Mi pequeña Soledad (1990), fueron algunos trabajos que realizó a finales de los 80.

Aunque Rivera ya era conocida, fue hasta la década de los 90 cuando su carrera despegó. Uno de sus primeros éxitos fue el papel de Giovanna, una niña rica que en La pícara soñadora peleaba con Mariana Levy por el amor de Eduardo Palomo. 

En 1991, Rivera participó junto al cantante de Puerto Rico, Ricky Martin, en la exitosa telenovela Alcanzar una estrella II.

Y para 1992 logró su primer protagónico con Sueño de amor, donde compartió créditos con Omar Fierro y Sergio Basáñez. 

Para 1995, Angélica Rivera volvería a protagonizar otra telenovela, La Dueña, la historia de una sufrida mujer de ciudad que se convierte en la rígida propietaria de una hacienda. Ese fue uno de los grandes hitazos de la joven actriz.

A La Dueña le siguieron Huracán (1998), Ángela (1999), Sin pecado concebido (2001) y Mariana de la noche (2004). 

En el terreno sentimental, a Rivera también le iba muy bien pues comenzó una relación con el productor José Alberto el Güero Castro. El romance comenzó en la década de los 90, cuando la exprimera dama hacía sus pininos en la actuación, y tras 14 años de vivir en unión libre, decidieron casarse en 2004. Para ese entonces, la pareja ya había procreado a Sofía (1996), Fernanda (1999) y unos meses después de su boda, le darían la bienvenida a Regina (2005).

En 2007, la popularidad de Angélica se disparó gracias a que protagonizó: Destilando Amor, telenovela en la que encarnó a la Gaviota y con la que se convertiría en una estrella internacional.

LA POLÍTICA

El éxito que logró con Destilando Amor llamó la atención del Gobierno del Estado de México, encabezado en ese entonces por Enrique Peña Nieto, quien invitó a la actriz a que participara como imagen de la campaña 300 compromisos cumplidos. 

En esa temporada, Rivera y Peña Nieto comenzaron a salir, primero como amigos y luego como novios. El anuncio oficial lo hizo Peña Nieto en el programa Shalalá, conducido por Sabina Berman y Katia D´Artigues, en noviembre de 2008. 

Para ese entonces, Rivera había dejado la actuación de manera definitiva.

Luego de meses de relación, el 27 de noviembre de 2010, la pareja se casó por la iglesia en la Catedral de Toluca, capital del Estado de México.

Y por supuesto fue pieza clave durante la campaña presidencial de 2012.

Todo el esfuerzo rindió frutos: el primero de diciembre de 2012, Angélica Rivera acompañó a Enrique Peña Nieto a Palacio Nacional, donde el político fue ungido como presidente de México.

En sus primeros años como primera dama fue reconocida como una de las figuras públicas más atractivas de México. De hecho fue considerada como una de las primeras damas mejor vestidas en el mundo, según la revista Vanity Fair.

Como muestra de su elegancia está este conjunto de falda recta y una blusa con olanes en color azul rey durante. Este look lo utilizó durante una comida ofrecida al entonces presidente de Colombia, Juan Manuel Santos y a la primera dama colombiana, María Clemencia Rodríguez, en mayo de 2015 en el Alcázar del Castillo de Chapultepec.

Pero quizá el momento más difícil para Angélica Rivera como primera dama ocurrió el 9 de noviembre de 2014, cuando la periodista Carmen Aristegui publicó una investigación sobre el supuesto conflicto de interés del expresidente Enrique Peña Nieto, también conocida como la casa blanca de Peña Nieto.

El reportaje denunció la compra de una mansión de siete millones de dólares por parte de Angélica Rivera a una compañía de Grupo Higa, una empresa con contratos de obra pública durante la etapa de Enrique Peña Nieto como gobernador del Estado de México (de 2005 a 2011). El inmueble se ubica en Lomas de Chapultepec, una de las zonas más exclusivas de la Ciudad de México.

El escándalo político provocó que Angélica Rivera difundiera un video el 18 de noviembre de 2014 en el que trató de explicar que no había nada de ilegal en la compra de su casa y que los ahorros de su carrera artística le permitieron adquirir dicho inmueble.

Sin embargo, la explicación de Angélica Rivera no fue suficiente y en la opinión pública, el caso fue visto como uno de los mayores escándalos de corrupción en el Gobierno de Enrique Peña Nieto.

El caso terminó en una investigación oficial por conflicto de interés, en la que el expresidente y Angélica Rivera fueron exonerados. 

El reportaje de la casa blanca obtuvo el Premio Nacional de Periodismo en México y el Premio Gabriel García Márquez 2015 en la categoría Cobertura. En agosto de 2018, Peña Nieto reconoció al escándalo de la casa blanca como uno de los errores de su administración.

El escándalo provocó que la primera dama se alejara poco a poco de los reflectores. El último evento que encabezó fue la entrega de premios “La luz de plata”, otorgado a destacados integrantes de la industria cinematográfica.

Finalmente, el 8 de febrero y unos meses después de dejar su cargo como primera dama, Angélica Rivera anunció que se divorciaba del expresidente Enrique Peña Nieto.

Tras el anuncio oficial de divorcio, a Rivera se le ha visto muy poco. De hecho, es gracias a las redes sociales de su hija Sofía Castro o de algunas amistades, que hemos podido ver a la Gaviota.

En esta imagen posa con Marli Arias, madre del cantante Maluma.

Lo último que se supo de Rivera fue que ha intentado regresar al mundo del espectáculo; pero sin mucho éxito; y hasta se sospechaba que podría regresar con su exesposo, el Güero Castro; sin embargo, familiares y amigos han descartado ambas posibilidades.