Con una lesión en la pantorrilla que lo ha mantenido fuera de los entrenamientos de Indianápolis, Luck está optimista con ser títular el primer juego de temporada regular

Andrew Luck es muy optimista con respecto a su estado de salud previo a comenzar la pretemporada de la NFL con los Colts de Indianápolis.

Sin embargo la sombra de las lesiones lo siguen, al igal que ha pasado en la mayor parte de su carrera como quarterback.

Él asegura que estará disponible para el partido inaugural, donde su equipo enfrentar a los Chargers de Los Ángeles, aunque los pronósticos médicos indican que es poco probable que se recupere de la lesión en la pantorrilla izquierda que lo ha mantenido aljeado de los campos entrenamientos en esta pretemporada.

“A veces, me preocupa. Puede ser frustrante”, dijo Luck a la NFL. “He mejorado. Tal vez no estoy mejorando tan rápido como quiero, y mantenerte alejado no es divertido”.

Luck participó en una práctica de campo en los entrenamientos antes de decidir no jugar el partido inaugural de pretemporada de este jueves contra los Bills de Búfalo.

“No sé si podría vivir con esto si estoy en la semana 4 o 5 y, ‘Hombre, tuve la oportunidad de resolver la lesión y no lo hice’”, dijo Luck, y agregó que se siente “incómodo”. pararse en la banca mientras los compañeros practican. “Ese es un papel que desempeña un quarterback promedio, y no quiero ser promedio”.

Luck dijo que agravó la lesión en su pantorrilla durante la temporada baja, pero no especificó cuándo se lesionó inicialmente o cuándo comenzó a ponerse más grave.

“Supongo que solo es ser terco”, dijo, aunque está optimista en estar en los controles del equipo en el primer juego de temporada regular. “Ciertamente creo que lo haré. Esa es una meta”.

Luck dijo que el equipo está en buenas manos con Jacoby Brissett como quarterback.

“Es un mariscal de campo muy, muy bueno”, dijo Luck. “No creo que Jacoby esté destinado a ser un respaldo para siempre”.

Brissett llegó a los Colts en un intercambio con los Patriots de Nueva Inglaterra justo antes de la temporada 2017, que Luck se perdió por completo debido a una lesión en su hombro. Brissett jugó la gran mayoría de esa temporada, pasando para 3,098 yardas, 13 touchdowns y siete intercepciones para un equipo de 4-12.

La suerte regresó la temporada pasada, pasando por 4,593 yardas, 39 touchdowns y 15 INTs, y tuvo el honor de ser nombrado el Jugador de Regreso del Año de la NFL cuando los Colts llegaron a los playoffs.