Foto: Tomada de Internet
El desplome del barril lleva a anticipar un lunes de fuertes pérdidas para las Bolsas

El pánico vendedor colapsa las bolsas europeas en la apertura. Muchos valores se mostraban incapaces de marcar precio tras el toque de campana debido a la imposibilidad de encontrar comprador para tanta desinversión en bloque. El descalabro de precios alcanza el 8% en algunas plazas.

En Europa el panorama de la apertura de los mercados es de rojo intenso. El CAC 40 francés pierde un 6,8%, el DAX alemán se deja un 6,7% y el Ftse 100 retrocede un 6,6%. Una sesión que va de mayores caídas a menos, excepto en Italia. Allí en el arranque el Ftse MIB de la Bolsa de Milán limitaba la caída al 4% debido a que muchos valores eran incapaces de marcar precio ante el anuncio de que regiones enteras de Italia podrían entrar en cuarentena. Una vez que las órdenes casaban, el desplome alcanza el 10% para el selectivo milanés.

En el Golfo, las bolsas se hundieron también hoy en la apertura, con pérdidas del 9,4% en Arabia Saudita y del 10,3% en Kuwait.

Estas caídas son la consecuencia del hundimiento del precio del petróleo tras el fracaso de las negociaciones entre la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y Rusia sobre las reducciones de producción, en un contexto de caída de la demanda por el coronavirus.

En tanto, las principales bolsas asiáticas cerraron hoy sus operaciones con bajas generalizadas que, en el caso de Japón, alcanzaron el 5,07%.

La semana no había comenzado y el mercado ya contaba con su primer sobresalto. El barril de petróleo anoche se hundía un 30% en cuanto comenzó su operativa en los mercados de futuros asiáticos después de que Arabia Saudí lanzara una agresiva guerra de precios, aumentando su producción y ofreciendo su crudo con unos descuentos sin precedentes de hasta el 20%.

Esto fue lo que llevó a la cotización del barril hasta sus niveles más bajos en cuatro años. De un golpe, en su mayor caída desde la Guerra del Golfo de 1991, el Brent, de referencia en Europa, cayó desde los 45 hasta los 31 dólares, mientras que el West Texas, de referencia en Estados Unidos, se hundió hasta los 30 dólares.

La de Arabia Saudí es una respuesta al fracaso de la negociación con Rusia la semana pasada. Rusia se negó el viernes a aplicar recortes adicionales de producción ante una eventual reducción de la demanda a cuenta de la desaceleración económica, cuanto menos, que está ocasionando el coronavirus a nivel global. Por ello, hay quien interpreta que el grueso movimiento de Arabia Saudí puede buscar forzar a Rusia a volver a la mesa de negociaciones.

Este fuerte descenso del precio del crudo tuvo un relevante impacto en los mercados de renta variable y los indicadores de futuro americanos sufrieron inmediatamente por la noche pérdidas de alrededor de un 4%. A algo más de dos horas de la apertura de Wall Street, ya este lunes, los futuros de Nueva York anticipan una apertura con descensos de cerca de un 5%.

Si bien una hora antes de la apertura de las Bolsas europeas los indicadores de futuro anticipaban caídas de alrededor del 10% en las plazas del Viejo Continente, tras diez minutos de negociación, el Ibex-35 perdía un 7% hasta los 7.800 puntos. Tras algo más de una hora de operativa, los descensos se moderaban y el selectivo español retrocedía un 4,6%, hasta situarse en los 7.990 puntos. Pero, a media sesión, a la una de la tarde, el índice vuelve a engordar sus pérdidas hasta el 7,35%, para colocarse el indicador en los 7.757 puntos.

También el resto de indicadores del Viejo Continente parecían aminorar sus pérdidas a medida que avanzaba la mañana. Pero, pasada la una de la tarde, los indicadores registran descensos otra vez de cerca de un 7%. El Ftse Mib de Milán, el peor, desciende un 10%.

Esta mañana, el índice Nikkei de Tokio ha sufrido un descenso del 5,38% al cierre.

 

Foto: Tomada de Internet

El efecto del coronavirus, muy presente

Si bien el precio del petróleo es una de las razones que empujan a la baja a los mercados de renta variable, Joaquín Robles, de XTB, anima a no perder de vista que el coronavirus persiste como razón también fundamental del nerviosismo en los mercados. Robles explica que este fin de semana el coronavirus se ha expandido más, lo que ha llevado a algunos países, como a Italia, a tomar medidas muy drásticas, que podrían ser imitadas por otros Gobiernos, lo que puede incrementar el efecto en la economía.

Pimco, una de las mayores firmas de inversión del mundo, comunicó el domingo a sus clientes que el coronavirus probablemente causará una recesión relativamente leve y breve, aunque, según añade, la evolución de los mercados de crédito podría profundizar la caída de la economía.

Cíclicos y bancos, los más perjudicados

Entre los componentes del selectivo español, ArcelorMittal es el peor, con un descenso del 15,29%, seguido de Repsol, que baja un 13,6%.

Inmediatamente después se colocan los bancos, con el Sabadell y BBVA registrando pérdidas de más de un 11%, mientras que el Santander cede un 10,5%. Bankia y Bankinter, por su parte, retroceden alrededor de un 9%.

Ningún valor está en verde. Merlin Properties es la compañía que menos cae, pero retrocede un 2,30%. Y sólo otro valor más, Viscofán, se deja menos de un 3%.

Éste es un duro golpe contra los países productores de petróleo, tanto los nórdicos, como Canadá, América Latina o la propia Rusia. Estos países, unidos a los del Golfo, incluida la propia Arabia Saudí, ya sufrieron por las fuertes caídas del precio del petróleo registradas entre 2014 y 2016 también como consecuencia de un conflicto entre diferentes países productores.

Además de verse afectados los países, también hay empresas del sector petrolero que pueden encontrarse en dificultades, como ya se vieron a mediados de la década pasada, cuando se temió que algunas pudieran sufrir problemas financieros, dada su deuda, y a la vista de que empiezan a ser rentables con precios del petróleo más elevados. El nivel de eficiencia de las compañías ha mejorado en los últimos años: son capaces de ser rentables con niveles de crudo cada vez más bajos, pero la preocupación puede persistir y la clave, además de en sus cotizaciones bursátiles, estará en el mercado de crédito, en cuánto suban los diferenciales.

Goldman Sachs, tras conocerse los últimos acontecimientos, avanzó la posibilidad de que el precio del barril pueda caer hasta los 20 dólares y, en todo caso, rebajó sus niveles objetivo para el segundo y el tercer trimestre hasta los 30 dólares.

En el mercado de deuda, los rendimientos de los bonos se mueven a la baja. La rentabilidad del título americano a diez años retrocede hasta el 0,50%, para marcar un nuevo mínimo histórico. El interés del bono alemán al mismo plazo retrocede hasta el -0,84%, lo que también supone otro mínimo histórico.

En cambio, el rendimiento del bono español sube desde el 0,22% que marcaba a finales de la semana pasada hasta el 0,26% esta mañana. Ello implica una ampliación de la prima de riesgo de España hasta situarse muy cerca de los 110 puntos básicos.

Con información de La Verdad e Invertia