Señalado. Mientras, Alfonso Durazo Montaño, exsecretario de Seguridad y Protección Ciudadana está en el camino por ser gobernador, nombrado candidato gracias a Morena. Cuartoscuro
Las autorizaciones de ambas compañías coinciden con la llegada a la SSPC de Juan Mario Peña Haaz, director de Evaluación del Desempeño de Servicios Permisionados de la DGSP

HERMOSILLO, SON.- Dos empresas asentadas en Sonora, que en 2019 modificaron sus estatutos internos para comenzar a prestar servicios de seguridad privada y ofrecer servicios de investigación a tercera personas, obtuvieron sus permisos de operación ante la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) apenas un mes después de que un funcionario con conflicto de interés tomara posesión de su cargo en la Dirección General de Seguridad Privada de la dependencia.

Según informa Proceso en su semanario, los consorcios que lograron los permisos de la DGSP para prestar servicios de seguridad privada son Servicios Integrales Valbón S.A. de C.V., y Servicios Corporativos Gesapro, S.A. de C.V., compañías que tienen su domicilio comercial en la misma calle de la ciudad de Hermosillo y que también han compartido apoderados legales en licitaciones y documentos del Registro Público de Comercio.

Las autorizaciones de ambas compañías coinciden con la llegada a la SSPC de Juan Mario Peña Haaz, director de Evaluación del Desempeño de Servicios Permisionados de la DGSP, funcionario que, además, es hermano de Hipólito Peña Haaz, accionista minoritario en una de ellas.

En la otra otro de los accionistas es David Peña Trujillo, su sobrino, hijo de su hermano Juan Mario Peña.

El nombramiento de Mario Peña fue realizado por Gonzalo Martínez de Teresa, quien fue titular de la Dirección General de Seguridad Privada de la SSPC, durante la gestión de Alfonso Durazo como secretario de Seguridad.

Pese a que Martínez de Teresa renunció al cargo para sumarse a la campaña de Alfonso Durazo por la gubernatura, trabajadores de la DGSP y representantes legales de empresas privadas del ramo denuncian que la situación se mantiene.

Incluso se consideran que la nueva cabeza de la SSPC, Rosa Icela Rodríguez, debe realizar una revisión profunda de las decisiones tomadas en la DGSP. Con información de Proceso