Foto: Cuartoscuro
Donald Trump es imparable y hoy no hay un Jefe del Ejecutivo mexicano fortalecido que pueda encararlo con dignidad, afirmó politólogo

Ciudad de México .- En 2018 México necesita un Presidente de la República nacionalista, patriótico, que ame profundamente al país, que rescate la dignidad de los mexicanos y que tenga la capacidad de comprender que se requiere de un cambio de modelo económico para enfrentar las amenazas de Donald Trump, Presidente electo de Estados Unidos, que arribará al poder este viernes.

La actual administración encabezada por el Presidente Enrique Peña Nieto se irá de Los Pinos justo a la mitad del mandato de Trump. Para entonces, de acuerdo con analistas políticos consultados por SinEmbargo, poco se habrá podido hacer para contrarrestar al estadounidense que amenaza con construir un muro en la frontera norte, y hacer pagar a México por él, bloquear las remesas y renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“Deberá [el próximo Presidente] ser nacionalista, aunque no lo quiera. Por muchas partes la élite mexicana actual decidió que el nacionalismo se fuera por un tubo porque era un obstáculo. Ahora hay que buscarlo otra vez. Nada más que a ver cómo se hace. El otro nacionalismo lo hizo la revolución, ahora el nuevo, ¿quién lo hace?”, dijo Lorenzo Meyer Cossío, historiador de El Colegio de México (Colmex).

El politólogo consideró que quien llegue a la Presidencia de la República en 2018 deberá asumir el cambio de modelo económico.

“Lo cambiaron a partir del fracaso de [José] López Portillo, de todo un sistema. En el inter se usó el petróleo no para hacer nada relevante, simplemente para no caer demasiado hondo. Luego ya viene [Carlos] Salinas y trae el nuevo modelo, y ahora se requiere aceptar que ese modelo ya no es viable, porque el socio norteamericano dice: ‘yo no tengo ningún interés en estar con ustedes, no los quiero, me caen mal, son una amenaza para mi país, para mi civilización’. Nosotros tenemos que crear un modelo en donde recuperemos nuestra soberanía, para no ser tan dependientes”, explicó.

Enrique Peña Nieto y Donald Trump, en la visita del próximi Presidente estadounidense a México. Foto: Cuartoscuro

Donald Trump es imparable y hoy no hay un Jefe del Ejecutivo mexicano fortalecido que pueda encararlo con dignidad, afirmó Meyer Cossío. Hoy tenemos un Gobierno debilitado y sin fuerza que concluirá su mandato con los peores niveles de popularidad de la historia.

La última encuesta del periódico Reforma, difundida hoy, revela que Peña Nieto gobierna con apenas el 12 por ciento de aprobación. Los datos de la muestra indican que de diciembre de 2016 a enero de 2017 la desaprobación del trabajo del Presidente se disparó de 73 a 86 por ciento.

En contraste, el partido que lidera Andrés Manuel López Obrador, Movimiento de Regeneración Democrática (Morena), se colocó en primer lugar con 27 por ciento en la intención del voto para la elección de 2018.  El Partido Acción Nacional (PAN), con 24 por ciento, y el Partido Revolucionario Institucional (PRI), con 17 por ciento, quedaron por debajo.

“Es un gobierno muy débil y muy impopular, sin credibilidad, y ese es el gobierno que se enfrentará al desafío Trump”, dijo José Crespo, analista político del CIDE, en una pieza publicada ayer por The Wall Street Journal.

Oil Price, un sitio especializado en el sector energético, citó también ayer la encuesta de Reforma. “El índice de aprobación del Presidente ha bajado a un peligroso nivel de 12 por ciento después de que el gobierno elevó los precios de la gasolina a su mayor nivel en dos décadas, lo que llevó al saqueo de los grandes almacenes ya las continuas protestas públicas”, reseñó.

“Los mexicanos van detrás sólo de los sudafricanos en el porcentaje de ingresos anuales que gastan en combustible entre 61 países rastreados por Bloomberg”.

Nieto defendió el aumento de precios, diciendo que era necesario debido a un aumento en los precios mundiales del petróleo, argumentando que no aumentar los precios habría sido más doloroso para la economía, informó la AFP.

El ascenso de Morena en la encuesta no tomó por sorpresa a los expertos, quienes aseguran que López Obrador se beneficiará directamente de la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

“Yo dije ya en una ocasión en SinEmbargo [en julio de 2016] que si Trump ganaba la presidencia de los Estados Unidos, las probabilidades de una respuesta más nacionalista en México eran mucho más altas. Hoy hay una exigencia popular de un rescate a la dignidad del país. La crítica más severa a Peña es precisamente por su tibieza ante lo que muchos mexicanos hoy consideran una humillación, un abuso. Hay una exigencia de un perfil más mexicano, más nacionalista, de una respuesta más dura o más clara por parte de México”, dijo Tony Payán, director del Centro de Estudios sobre México del Baker Institute for Public Policy de la Universidad de Rice, en Estados Unidos.
Sin embargo, Payán consideró  que “hay pocos políticos mexicanos que la pueden dar”.

“Yo sé que muchos mexicanos no quieren a López Obrador, es una figura polarizante, pero es la figura que encaja en lo que los mexicanos están pidiendo hoy. Ahora, yo no estoy seguro que tenga la finura política y diplomática, la capacidad de entender que cerrar la economía nacional tampoco es bueno, es decir un modelo estatista, un modelo cerrado tampoco es bueno. Lo que es bueno es la diversificación de sociedades económicas, comerciales, de apertura en otros sentidos no el monopolio que tiene Estados Unidos en México”, detalló.

Foto: Archivo

El perfil del nuevo Presidente de la República deberá retomar el liderazgo de México en América Latina, y encontrar el equilibrio entre un Estado que sabe crear desarrollo económico autónomo y un modelo que responda a las aspiraciones de los mexicanos.

“No sé si Obrador lo tenga o no, pero en este momento si ves a los panistas Margarita Zavala, Ricardo Anaya, [Rafael] Moreno Valle; si ves a los priistas Luis Videgaray, José Antonio Meade, [Manlio Fabio] Beltrones, [Miguel Ángel] Osorio Chong, ninguno de ellos reúnen en este momento ese perfil y ese entendimiento de que no se trata de retraerse como un caracol de las paredes hacia adentro”, dijo Payán.

ABANDERAR INQUIETUDES FRENTE AL VERDUGO

Para Tony Payán el nuevo inquilino de Los Pinos en 2018 deberá abanderar las inquietudes de los mexicanos que hoy son golpeados por “un socio que creíamos aliado, amigo y que de repente resulta ser un verdugo”.

Ivonne Acuña Murillo, académica del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana, consideró que el perfil que se requiere es el de un estadista, alguien que conozca el sistema político mexicano; que tenga un proyecto a través del cual pueda ver las implicaciones de sus decisiones como un tablero de ajedrez.

“Necesitamos a alguien con tamaños de estadista, que esté a la altura del reto histórico, porque le va tocar un país cada vez más complejo, cada vez más difícil de gobernar. Quien sea Presidente en 2018 de verdad la tendrá muy difícil y debe ser capaz de llamar en su apoyo a los distintos sectores sociales […]. No sé si deberá ser nacionalista como lo que tuvimos en la década de los 30, 40, pero sí alguien que ame al país, que esté comprometido con la población, porque los que han llegado a la Presidencia en las últimas décadas, no tienen ese compromiso”, destacó.
Acuña Murillo no se refirió específicamente a una figura, pero sí descartó que ese perfil provenga del Tricolor ni del Blanquiazul: “necesitamos a alguien que no venga de esas dos formaciones políticas que se están repartiendo los sexenios que son el PRI y el PAN”.

“Me pregunto si Margarita Zavala tiene tamaños de estadista, yo lo dudo. Que conozca el sistema político mexicano en todos sus elementos, y que realmente esté pensando en la población como un todo. Ella trae un proyecto calderonista atrás, no creo que sea lo que el país necesita”, añadió.

María Eugenia Valdés Vega, politóloga especializada en procesos electorales, padrón electoral y sistema político mexicano de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), destacó la importancia de 2018, y dijo que ese año será decisivo porque deberá elegirse a un liderazgo fuerte que represente al país frente a las amenazas y peligros que representa Donald Trump.

“Un liderazgo fuerte, capaz. No hablo de una sola persona. Yo creo que aunque la gente dejó de usar algunos conceptos que se referían a la patria, ahora la situación nos obliga a hablar de patriotas que encabecen la lucha del pueblo mexicano contra las agresiones de Trump. Entonces, cuando yo hablo de un liderazgo colectivo, porque creo que es lo que se necesita, un papel central lo va a jugar el Presidente de la República”, consideró Valdés Vega.
La politóloga destacó que los altos niveles de desaprobación del Presidente Peña Nieto pueden ser la oportunidad para un cambio en la política del país:

“Somos una nación, con una cultura, aunque haya mucha pluralidad hay una nacionalidad mexicana; eso tiene que hacerse valer para poder responder a estas agresiones con actitudes positivas. Tenemos la oportunidad de hacer un cambio, los niveles de desaprobación de este Presidente [Peña Nieto] no los había tenido nadie. Necesitamos que le vaya bien al próximo Gobierno, porque está en peligro nuestra integridad nacional. Trump está dispuesto a todo”, finalizó.A