Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores | Foto: Cuartoscuro
El canciller rechazó que México se configure como un "tercer país seguro" porque se trata de una medida unilateral; no un acuerdo entre ambos países
El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, rechazó las nuevas restricciones al proceso de solicitud de asilo en la frontera sur de Estados Unidos, anunciadas hoy por el gobierno estadunidense.
 
"México no coincide con medidas que limiten el acceso al asilo y refugio a aquellas personas que temen por su vida y seguridad en su país de origen por motivos de persecución. 
 
"El gobierno de México se mantendrá atento a las implicaciones que esta decisión podría conllevar para los solicitantes de asilo de otros países que ingresen a Estados Unidos por la frontera sur o nuestra frontera norte, dijo el canciller. 
 
En conferencia de prensa para actualizar la información respecto a las medidas de protección a la comunidad mexicana tras el arranque de las redadas masivas anunciadas por Donald Trump, Ebrard dijo que la medida tomada por el gobierno de Estados Unidos no afecta a ciudadanos mexicanos. 
Ebrard rechazó que, con la nueva medida, México se configure como un "tercer país seguro" porque los migrantes centroamericanos que sean rechazados como refugiados serán deportados por Estados Unidos a sus países de origen.  
 
El consejero jurídico de cancillería, Alejandro Celorio Alcántara explicó que la medida tomada por el gobierno de Estados Unidos no afecta a ciudadanos mexicanos.
 
“La medida está dispuesta para todas las personas que transiten fuera del país de origen y que no hayan pedido asilo y se les haya negado en estos países; que si una persona llega a Estados Unidos sin haber pedido asilo en uno de los países de tránsito no podrá pedir asilo en Estados Unidos y será removido de manera expedita por las autoridades a su país de origen”, dijo. 
 
Marcelo Ebrard dijo que hasta hoy, no hay un incremento del número de mexicanos detenidos en Estados Unidos ni tampoco de repatriados.
“Hasta ahora no tenemos un incremento en el número de mexicanos o mexicanas detenidos en Estados Unidos, ni tampoco un incremento de deportados o repatriados, aunque eso no quiere decir que eso no pueda suceder en los próximo días”, detalló. 
 
Estados Unidos inició gestiones para no aceptar más solicitudes de asilo de migrantes centroamericanos que llegan a la frontera. 
 
De acuerdo con la medida, que mañana entrará en vigor, los solicitantes que pasan primero por otro país no podrán pedir asilo en la frontera sur de Estados Unidos. 
 
También aplicará para menores que viajen solos.