Foto: Especial
Como proporción del PIB, la suma de las exportaciones e importaciones de la economía nacional pasó de 60.5% a 75.8% del 2013 al 2018; hay 13 tratados comerciales con 50 países

Como proporción del PIB, la suma de las exportaciones e importaciones de la economía nacional pasó de 60.5% a 75.8% del 2013 al 2018; hay 13 tratados comerciales con 50 países.

México rompió récord en el 2018 en su grado de apertura comercial de su economía, al alcanzar 75.8 puntos porcentuales. Este indicador se calcula como el cociente de comercio exterior (exportaciones más importaciones) en relación con el PIB.

El grado de apertura de la economía de México creció en forma continua durante los últimos cinco años: pasó de 60.5% en el 2013 a 72.7% en el 2017, su anterior máximo histórico.

El crecimiento económico mexicano se apoya en gran medida en la demanda interna, así como en la demanda, sobre todo de productos manufacturados, de Estados Unidos. Un resultado menos dinámico en Estados Unidos afecta en particular al sector automotriz, pero también a otros sectores de exportación, con efectos negativos consecuentes sobre la formación bruta de capital.

 

En general, México sigue siendo un gran defensor del sistema multilateral de comercio. En la actualidad, tiene suscritos 13 tratados de libre comercio con 50 países y siete acuerdos de alcance parcial en el marco de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI).

El último de esos acuerdos en entrar en vigor es el Tratado de Integración Progresista de Asociación Transpacífico (TIPAT, o CPTPP por su sigla en inglés), cuya vigencia comenzó el 30 de diciembre para seis de sus 11 integrantes: Australia, Canadá, Japón, México, Nueva Zelanda y Singapur. La vigencia para Vietnam comenzó el 14 de enero del 2019.

Luz María de la Mora, subsecretaria de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, ha informado que México se interesa en negociar acuerdos comerciales con Ecuador —a través de la Alianza Pacífico— y Reino Unido —una vez que concluya el Brexit—.

También De la Mora ha indicado que el gobierno federal impulsa la creación de un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre México y Corea del Sur, a través de la incorporación de este país asiático a la Alianza del Pacífico.

Corea del Sur debe esperar a que terminen otras cuatro adhesiones en curso. La Alianza del Pacífico manifestó su convicción de que concluya durante el presente año el proceso de negociaciones comerciales con Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Singapur, candidatos a estados asociados (CAE) a la propia Alianza del Pacífico.

Un Estado asociado es aquel con el cual todas las partes en el Acuerdo Marco tienen en vigor un acuerdo vinculante “de altos estándares” en materia comercial.

“Los tratados de libre comercio sí ayudan a que el comercio se dé en una forma más rápida, más eficiente y que crezca”, ha dicho De la Mora. Mientras tanto, México mantiene negociaciones para ampliar sus acuerdos comerciales con Brasil y Argentina, dos potencias agrícolas a las que los empresarios mexicanos les interesa vender sobre todo productos industriales.

Con la renegociación en curso del acuerdo llamado ACE 53 con Brasil y del ACE 6 con Argentina, México espera venderles más productos manufacturados, entre ellos electrodomésticos, eléctricos y metalmecánicos, a cambio de una mayor compra de bienes agropecuarios, principalmente granos. Desde otra vertiente, la Alianza del Pacífico y el Mercosur firmaron en julio un “plan de acción” que contempla una serie de medidas para eliminar las barreras no arancelarias, promover la interoperatividad de las ventanillas únicas de comercio exterior y fortalecer los encadenamientos productivos.

Finalmente, el Senado mexicano ratificó ya el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que sustituiría, en su caso, al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), además espera firmar la actualización del Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y México (TLCUEM), con la estimación de que entre en vigor en el 2020.

En los Criterios de Política Económico del 2019, la Secretaría de Hacienda expuso que el compromiso del gobierno de México es “continuar fortaleciendo la apertura comercial del país con el objetivo de diversificar el destino de sus exportaciones y reducir su dependencia económica de Estados Unidos”.